Noviembre del 2008

La voz de las madres

Por Leonel Puente Colin - 25 de Noviembre, 2008, 10:46, Categoría: Choritos

No importa mucho lo que las madres dicen. Lo que sí importa, y mucho, es cómo lo dicen.

Permalink ~ Comentar | Referencias (0)
Etiquetas:

Sin Título

Por Araceli Rodríguez Hinojosa - 21 de Noviembre, 2008, 14:27, Categoría: Más allá del color

Permalink ~ Comentarios (2) ~ Comentar | Referencias (0)
Etiquetas:

A pesar del cansancio y el dolor.

Por Leonel Puente Colin - 11 de Noviembre, 2008, 18:07, Categoría: El Camino del Retorno

 (Anoche) A pesar del cansancio y el dolor en mi hombro izquierdo, me puse a tocar la guitarra. El dolor era intenso porque me golpeé en un árbol para tratar de evitar (o evitando) una coladera en Av. Patriotismo, a la altura de San Pedro de los Pinos, cerca de donde está la escuela, militarizada en aquel entonces, donde cursé la Primaria. Dicha escuela pública (raro que una escuela pública fuera militarizada, generalmente eran religiosas), ahora incluso es mixta y los alumnos ya no llevan el viejo uniforme sino uno normal, estandarizado. Quizá ya no sea la mejor de aquella zona (creo que pertenece a la Zona # 3 de la SEP, pero ya son otros tiempos y eso nomás medio lo recuerdo porque estuve a un punto de ir a un concurso de conocimientos, y no fui por guey, pues fallé dos preguntas que eran de las más sencillas: una Regla de Tres y una Raíz Cuadrada), sin embargo y afortunadamente, a los niños y niñas que allí estudian en la actualidad, ya no les aplican la antigua máxima de que "la letra entra con sangre " No es difícil imaginar cómo les iba a los "burros" de  aquellos días, pues si a mí, que era de los aplicados, de la mismísima escolta (aunque nunca me tocó ser el abanderado, yo era el que daba las señales de marcha), también me tocaron varios mandarriazos, cortesía de mis educadores normalistas y de la complicidad de mis padres. Y todo porque era "la mejor del rumbo" y porque era "por mi bien", para que fuera "alguien en la vida".Pero dejo eso ya en paz, si no me va a dar por creer que el pseudo-accidente que acabo de tener ayer, está vinculado con los traumas de mi cerebro inconsciente. Mejor anoto lo siguiente: Tema para un artículo: Los Ciclistas y los Peatones en Peligro de Extinción (o algo así). Entiendo que las avenidas de la ciudad no estén diseñadas para la gente: lo están para los carros, eso es obvio; pero deberían tener un poco de consideración para los que no tenemos coches o que no nos gusta, de plano, manejarlos. 

Firma y firme: Leonel Puente..

8 de Octubre de 2008. 


Permalink ~ Comentarios (1) ~ Comentar | Referencias (0)

Por fin lo comprende mi corazón.

Por Leonel Puente Colin - 4 de Noviembre, 2008, 16:58, Categoría: El Camino del Retorno

 

Hoy no fui a trabajar a La Pérgola Di Roma. No llamé, no inventé historia alguna ni me reporté enfermo, simplemente no me presenté a trabajar. ¿Por qué? Porque necesitaba ir a recopilar unos datos de importancia vital y, también, recoger una bicicleta.

Primero fui por la bicicleta. Buena marca, diez velocidades, bicolor (azul y amarillo). En buenas condiciones y a un precio excelente. Ya le había dado una parte del dinero al  "Boby"   (entrañable amigo a quien conocí en la Facultad de Psicología), hoy le di otra "lana"; sólo le debo $100. La bicicleta ya es mía, los 100 pesos restantes son simple trámite, más bien pretexto para volvernos a encontrar y compartir un paquete de cervezas o alguna botella de vino tinto.

Antes de salir de la casa del Boby, le pedí prestado un libro: El Péndulo de Foucault, de Umberto Eco. Ya tengo ese libro, pero le faltan algunas páginas (no sé por qué), de la 510 a la 523. Esas hojas no están en mi ejemplar desde hace tiempo, ¿la Mariposa Descarriada se las arrancaría antes de irse? No lo creo, pero es posible. Caprichosa e irrespetuosa, como era o sigue siendo, destrozó varias zonas de la casa y se llevó más cosas de las que le correspondían, incluidas mis plumas finas, pero siempre respetó mis libros y mis hojas. En fin: quizá si, quizá no.
Pedaleando mi bicicleta y con un libro con las hojas íntegras me dirigí hacia la Máxima Casa de Estudios, la gloriosa U.N.A.M., campus C.U.,D.F.
Las 13 páginas faltantes del Péndulo de Foucault me eran necesarias, pero otra información me resultaba indispensable, a saber: el poema de Nezahualcoyotl que está grabado en piedra a las afueras de la Sala para Conciertos del Centro Cultural Universitario. No recordaba cuál era el poema preciso que eligieron quienes tomaron la decisión. O era ese que comienza diciendo: "Amo el canto del zenzontle...", o era el que dice: "Por fin lo comprende mi corazón...". Tenía que saberlo, ahora lo sé, es el segundo, es decir: 

QUIN OC CA TLAMATI NOYOLLO:YEGUA NICCAQUI IN CUICATL,NIC CA IN XOCHITLI:MA CA CUETLAUIYA 

"Por fin lo comprende mi corazón:Escucho un canto.Contemplo una flor:¡Ojalá no se marchiten!" 

El otro poema, entonces, está grabado, también en piedra, dentro del Teatro Jiménez Rueda, ubicado a un costado del Monumento a la Revolución, allá en la colonia Tabacalera. Mi duda era en cuál estaba cada cual. 
Transcribí el poema en una bolsa de papel para pan que me encontré tirada (traía pluma pero no cuaderno para anotar), hinqué la rodilla derecha frente a la entrada principal de la Sala Nezahualcoyotl y luego, rápidamente, subí a la bicicleta porque todavía no era tiempo para derramar mis lágrimas: ya esperé demasiado, puedo esperar un poco más. Sólo un poco más... 
Como un poseído le di dos vueltas completas a la Ciudad Universitaria por el circuito exterior. Una en el sentido de las manecillas del reloj, otra a la inversa. Después recorrí todo el circuito interior, también dos veces y en sentidos contrarios. Me detuve en la Biblioteca Central, hinqué mi rodilla izquierda frente a la entrada principal, subí de nuevo a la bicicleta y me dirigí hacia los pasos a desnivel para cruzar hacia el otro lado de la avenida de los Insurgentes: de aquel lado está el Estadio Olímpico 68, donde juegan lo Pumas; el Jardín Botánico, los campos de fútbol, el de béisbol, el Instituto de Investigaciones Biomédicas, la pista de tartán y algunas otras cosas.
Quedaba entonces hacer una sola cosa: regresar a casa. Antes de subir a mi vehículo, antes de pedalear, me tomé un descanso y, en un espacio, debajo del poema del legendario Nezahualcoyotl, escribí esto: "El camino de regreso, el de la calma y la contemplación, el que exorciza a todos los demonios y ángeles de la desolación, es el más difícil de todos. Pero hay que recorrerlo, y cuanto antes mejor"

Domingo 7 de Octubre del 2007.


Permalink ~ Comentarios (3) ~ Comentar | Referencias (0)
Etiquetas:

Beezye

Por Jaguar - 2 de Noviembre, 2008, 19:03, Categoría: Dibujo Infantil

Permalink ~ Comentar | Referencias (0)
Etiquetas:

El Blog

Calendario

<<   Noviembre 2008  >>
LMMiJVSD
          1 2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30
 
Proyecto Cultura Chobojos - Chobojos
 
 Proyecto Cultura Chobojos - Vida sin fin
 
Proyecto Cultura Chobojos – Fotografía 366
 
Proyecto Cultura Chobojos – El círculo azul
 
Proyecto Cultura Chobojos – La Jauría
 
Proyecto Cultura Chobojos – Toma Todo
 
Proyecto Cultura Chobojos - Chistes x Kilos
 
 

Archivos

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog