8 de Enero, 2009

El Espejo Cruel

Por Leonel Puente Colin - 8 de Enero, 2009, 15:29, Categoría: Doctor Yonquinstein

Aquel Domingo, el Doctor Yonquinstein descansaba plácidamente en su sillón preferido mientras fumaba de su pipa un aromático tabaco de maple; de pronto, su esposa le urgió a contestar el teléfono porque uno de sus pacientes lo reclamaba con urgencia en la línea.

- ¡Me voy a matar doctor! ¡Ésta vez va en serio: me voy a matar!

- Cálmese... Relájese... Respire hondo...

- ¡Usted no entiende, la decisión ya está tomada, nada más hablo para despedirme!

- Cálmese. Relájese. Respire hondo. Señor W, no haga nada de lo que después pueda arrepentirse. ¿Qué le parece si nos vemos dentro de una hora en mi consultorio para platicar?

- ¡No tiene caso! ¿Para qué? Nada de lo que usted me diga ma va a hacer cambiar de opinión.

- Es probable, pero dígame: ¿cuál es la prisa? Lo mismo dá que se mate hoy o mañana. Déjeme platicar con usted una vez más...

- ...está bien, doctor. Ha sido bueno conmigo, me ha escuchado con paciencia infinidad de veces. Creo que es razonable lo que me pide.

- Muy bien. Nos vemos dentro de una hora en mi consultorio.

El Doctor Yonquinstein continuó fumando su pipa durante algunos minutos y luego se levantó lentamente de su sillón. No se sentía incómodo de que le llamaran a su casa en casos de urgencia, pero el señor W no conocía la diferencia entre una situación normal y una urgente. Para él, cualquier cosa que le sucediera necesitaba atención inmediata y por eso ya tenía hartos a todos sus familiares y amigos. El paciente doctor era la única persona que aún lo escuchaba; sin embargo, las cosas tenían que cambiar.

Después de avisarle a su esposa que saldría un par de horas, el doctor  subió a su vieja bicicleta para llegar hasta su consultorio. Una vez ahí, pensó en la  mejor manera de manejar la situación. Una sonrisa iluminó su rostro después de algunos minutos de disertación, abrió un armario en donde tenía guardadas varias herramientas y algunos utensilios, escogió algunos, y los metió en uno de los cajones de su escritorio.

El señor W. llegó puntual; traía puesto un traje elegante, pero la corbata no combinaba con su atuendo. Su tez era más pálida de lo habitual y su mirada más alucinada, sin embargo, el doctor Yonquinstein iba a darle una buena lección.

Primero lo escuchó atentamente, luego le pidió que se callara durante unos instantes. Entonces corrió con parsimonia las hojas de la  ventana que daba hacía el balcón y le dijo al señor W.:

- Levántese por favor y vaya hasta donde está mi escritorio. Cuando llegue hasta ahí, abra el cajón que está abajo y a la derecha. 

El señor W. siguió las indicaciones y entonces gritó alarmado:

- ¿Qué es esto doctor?

- Muy simple... Ahí tiene usted un revólver cargado, un cuchillo bien afilado, una soga gruesa, un frasco grande con veneno potente... Le recuerdo también que estamos en el piso 38, a una considerable altura del suelo, si usted gusta se puede arrojar por la ventana y difícilmente sobrevivirá al golpe. Me paso a retirar, lo dejo aquí para que elija, con toda confianza, el mejor método para terminar con su existencia. ¿O no es eso lo que ansía con todo su corazón?

- ¿Está hablando en serio?

- Claro que sí, señor W. Nada más puedo hacer por usted que facilitarle las cosas. He tratado de convencerlo, por todos los medios posibles, de que la vida vale la pena y, no obstante, lo he oído cientos de veces decir que la vida no vale nada y cada semana amenaza usted con suicidarse. Hágalo pues, está en su derecho. Adiós.

El doctor bajó por las escaleras en lugar de usar el elevador a pesar de que la distancia era grande. Sabía perfectamente que el señor W. era un manipulador experto y no se suicidaría. En todo caso, pensó para sus adentros, "Ya somos demasiados individuos en esta ciudad. Uno más, uno menos, ¿qué más da?... Que viva quien quiera vivir. Que muera quien quiera morir".

¿Muy cruel? Los espejos son así: crueles. Sinceros y crueles.






Permalink ~ Comentar | Referencias (0)
Etiquetas:

El Blog

Calendario

<<   Enero 2009  >>
LMMiJVSD
      1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31  
 
Proyecto Cultura Chobojos - Chobojos
 
 Proyecto Cultura Chobojos - Vida sin fin
 
Proyecto Cultura Chobojos – Fotografía 366
 
Proyecto Cultura Chobojos – El círculo azul
 
Proyecto Cultura Chobojos – La Jauría
 
Proyecto Cultura Chobojos – Toma Todo
 
Proyecto Cultura Chobojos - Chistes x Kilos
 
 

Archivos

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog