Junio del 2009

A Martha Freud.

Por Sigmund Freud - 30 de Junio, 2009, 11:54, Categoría: General

1894.

108. A Martha Freud.

Viena, IX, Berggasse; 19.

Jueves, 7-6-1894.

Amada mía:

Ayer, por la tarde, hizo un calor casi insoportable. Por la mañana, me he despertado a la seis y he visto que ya entraba luz en la habitación; he pensado para mí que este raro acontecimiento de despertarse temprano debería aprovecharse para algo útil; he llamado a la puerta de Marie, pidiéndole me que preparara el baño, y después me he acostado de nuevo. Media hora más tarde volví a despertarme; hallé la habitación tan oscura, que ni siquiera pude ver la hora, deseché la idea de que quizá me hubiera quedado ciego, me acerque a la ventana y vi un retazo de ennegrecido firmamento. Minutos después se oía el resonar del trueno. A poco, la calle estaba completamente blanca; los caballos se desbocaban, y grandes granizos, de fantástico tamaño, comenzaron a arremeter contra las ventanas. Fui corriendo a la parte posterior de la casa y encontré la ventana del despacho ya rota en tres lugares, con mi mesa de escribir cubierta de agua y, como es lógico, las contraventanas abiertas de par en par. La terraza tenía un aspecto que casi pudiéramos denominar grandioso. Las puertas se habían abierto también, impulsadas por el vendaval, y había entrado el granizo, llegando hasta el aparador. La tormenta duró media hora. Los estragos que ha producido en la ciudad son espantosos. En una de las fachadas de casi todas las calles (la de enfrente, en Berggasse) la mayoría de los cristales está rota, especialmente en los pisos superiores. Hay casas enteras en las que no ha quedado un solo cristal sano, como si los niños se hubieran dedicado a apedrearlos. En las esquinas y en los lugares donde las ventanas no habían sido protegidas con molduras, el espectáculo resulta formidable. Una mujer que vino a la consulta esta mañana tenía razón al afirmar que las ventanas parecían arcos circenses después de haber saltado los perros a través de ellos. En otras calles se ven menos destrozos. Los que más han salido perdiendo son los árboles. En nuestro jardín hay más hojas sobre el suelo que sobre las ramas, y el pobre árbol ha quedado desnudo y zurrado. Parece que le han flagelado con látigos y que los gusanos han devorado luego lo que quedaba. Todo lo que se pareciera a un jardín debe estar ahora en un estado lamentable. Me han dicho que el arreglo de las ventanas  --en nuestro caso, sólo una—corre de cuenta del casero. Estoy deseando saber si también hubo tormenta donde tu estás, pues hubiera sido horroroso. Espero que no y que se haya limitado a descargar sobre esta ciudad.

No tengo más noticias que darte. Ayer te escribí, por la tarde, y hoy espero hacerlo otra vez. Hablando de negocios, hoy hubiera sido más provechoso ser cristalero que médico.

Afectuosos saludos. Tuyo,

Sigmund.

Permalink ~ Comentar | Referencias (0)
Etiquetas:

Oro por canicas (El batiscafo de tu abismo).

Por Leócrates - 29 de Junio, 2009, 12:00, Categoría: La Zona Azul

Empieza a escasear el trabajo y los ahorros son mínimos. ¿Qué tal te estará yendo a ti? Espero que bien. ¿El taller para "niños problema" ya comenzó o no le importó a nadie? Mañana iré a cambiar las Obras Completas de Freud por canicas (¡y todavía me regatearon para darme menos!: o de veras no saben de qué y de quién se trata, o no estoy negociando con traicioneros coyotes, sino con tiranosaurios depredadores)... ¿Ya qué importa? Di mi palabra y eso sella todo: un pequeño tesoro a cambio de un puñadito de monedas. Seguramente te habrías indignado si supieras de esta injusta transacción.

Freud... ¡Ojalá no tuvieses razón al decir que la infancia es destino! Ojalá fuese al contrario o, por lo menos, que las experiencias de la niñez no tuvieran tanto peso, que no gravitaran en mayor medida que las demás etapas de la vida; que sólo fueran eso: experiencias infantiles, que luego se agregasen a las de la adolescencia y a las edades posteriores y sucesivas; así, llanamente, en sumatoria y complementariedad abstracta.

Freud... Mañana te vas, ¡cómo te voy a extrañar! Y, no obstante, con todo el respeto que te mereces, para ese proyecto, para ese sueño que no se me quita de la cabeza de iniciar un Centro de Desarrollo Humano a través de las Artes, Wilhelm Reich puede ser que me ayude más con sus análisis de carácter.

Mis monstruos más profundos son muy peligrosos y, probablemente, debo empezar por quitarme la armadura que me fabriqué, pues además de que se oxidaría al contacto con la sangre, pesaría mucho y, en vez de protegerme, me estorbaría. La coraza sirvió muy bien contra los dragones voladores, pero, llegado el momento, y a riesgo de perecer definitivamente, tendré que pelear a puño limpio contra esos infames monstruos marinos que habitan dentro de mi retorcido corazón.

Regreso por aquellas calles que caminamos buscando "un lugar tranquilo". Tan tranquila estaba ese jueves la Hostería del Bohemio que no había un solo comensal y ningún trovador cantaba sobre el escenario. Ya nos íbamos cuando salió un anciano para invitarnos a pasar. Nos animamos a entrar y minutos después comenzó a tocar un muchacho. Durante una hora estuvimos nomás nosotros, el trovador y aquel anciano, también cantador, que esa noche fungía como mesero. Pediste una cerveza oscura, de las Victrix; yo un brandy Torre X (antes, esa cerveza era mi favorita, pero tomé tanta que ahora es la bebida alcohólica que más daño me causa; dijera Cioran: una obsesión vivida hasta la saciedad se anula en sus propios excesos).

- ¿Cuál quieren?-, nos preguntó aquel primer trovador para concluir su intervención. Se me vino de inmediato una: Volver a los 17, de Violeta Parra, pero te dejé a ti la elección. Escogiste Quien Fuera, de Silvio Rodríguez (no sé por qué, pero yo creía que se titulaba "Corazón en Fuga"). Una frase de esta canción siempre me resultó ininteligible y oscura (valga la redundancia): "... quien fuera el batiscafo de tu abismo...". Alguna vez, incluso, busqué el significado de "batiscafo", sin embargo, en esos momentos no recordaba en absoluto que quería decir...

Según mi viejo Pequeño Larousse Ilustrado, que además de "tumbaburros", también sirve de almohada para echar una siesta. Batiscafo m. -del gr. bathus, hondo, y skaphé, barco. Aparato para exploraciones a gran profundidad, inventado por Piccard.

En la extremadamente mercenaria, posmodernista y oportunista Wikipedia, aclaran que es un pequeño vehículo de inmersión profunda, DSV: Deep Sumergence Vehicle, por su acrónimo en inglés, especialmente diseñado para llegar a grandes profundidades bajo el océano, soportando la enorme presión del agua.

Así pues, entre batiscafos caracterológicos, cerveza y brandy, las notas melodiosas tocadas por aquel solitario guitarrista impregnaron de "buena vibra" el ambiente. Un rato después llegaron un par de parejas y dos músicos nuevos que, junto al que ya estaba, comenzaron con la tanda de las viejas canciones latinoamericanas, entre ellas, la hermosa aunque melancólica Zamba de mi Esperanza (que tocaron bien, aunque jamás como la interpretaba mi Master cuando traía "buena vena").

De esto han pasado siglos aunque apenas en los calendarios hayan transcurrido algunas semanas. Los días felices de mi vida los cuento con mis manos y me sobran dedos. Pronto, muy pronto "volviste al torbellino del mundo". De nada sirvió implorar como Fausto: ¡Oh instante, detente: eres tan bello! El instante, insensible y ajeno, obedeció a su inexorable curso, no a palabras humanas, que le resultan tan insulsas.

En fin. ¡Qué lástima de veras! ¡Pudo ser tan diferente! Me echo yo toda la culpa, total que: una raya más al tigre (aunque esta vez ha sido una rayototota). Absolutamente inútil confesar cuanto te extraño. ¿Y sabes qué es lo peor?: que todos los médicos se equivocaron. Quien realizó el diagnóstico más certero fue aquella vieja gitana, que sin necesidad de leer sus cartas, nomás de verme me dijo: "Usted está sano, lo que necesita es cerrar sus libritos y arrancarse unas cuantas canitas de un sólo jalón". También tú estabas en lo correcto al decirme que no me preocupara tanto, que más bien me ocupara con pasión en algo, que así como las estaciones cambian, hay que aprender a vivir cuando hace mucho frío y también cuando hace calor. Ahora tengo que limpiar mi cuerpo de tanta medicina y nunca se me borrarán las cicatrices de la operación. Tengo que curarme de tanta curación, cuando lo único que necesitaba era encontrar la manera, la mejor forma de hacerte sonreír. No necesitaba milagros paranormales ni extrasensoriales, sino lograr que no se alejara de mí tu linda voz.

27 de Junio del 2009

Empieza a anochecer.

Permalink ~ Comentarios (6) ~ Comentar | Referencias (0)
Etiquetas:

Millones de Mujeres.

Por J. Leonel Puente Colin - 28 de Junio, 2009, 13:33, Categoría: Poesía Experimental

 

 

Sí, es verdad: hay millones de mujeres.

Sí, es verdad: el Tiempo todo lo cura.

Pero hay una sola Venus de Citeres,

capaz de arrebatar las almas a la Locura.

 

Que puedo vivir mil años es verdad:

mis manos dicen que mi destino es largo.

Pero sólo esos oscuros ojos, al parpadear,

fueron capaces de despertarme de mi letargo.

 

Sé perfectamente que nadie es de nadie,

que desolado estoy por necio y arrebatado.

Pero, por piedad, dígame alguien,

¿para qué regresan de la tumba a un desterrado?

 

Me están curando cien doctores,

de sus heridas mi cuerpo se está aliviando.

Pero, ¿a qué retornan salud y humores,

si la que quiero se va alejando?

 

Sí, es verdad: hay millones de mujeres,

y miles de millones de estrellas,

pero, en esta noche lluviosa, entre infinidad de seres,

sólo echo de menos a la danzarina aquella.

 

Sí, es verdad: hay millones de mujeres.

Y quizá trillones de estrellas.

Pero sin la Reina Negra

las Parcas me acechan.

 

Leonel Puente

26/Junio/2009

Medianoche.

Permalink ~ Comentar | Referencias (0)
Etiquetas:

LA REINA NEGRA

Por LEÓCRATES - 25 de Junio, 2009, 10:10, Categoría: DÉCIMA LEGIÖN

YO PELEÉ EN MIL BATALLAS

Y EN TODAS FUI DERROTADO

POR TRUHANES Y CANALLAS

PUES SIEMPRE FUI SÓLO UN SOLDADO.

Juan Cervera Sanchís.

LLEVABA CERCA DE UN MES SUMIDO EN MI CAVERNA OSCURA SIN GANAS DE SALIR A LA SUPERFICIE PORQUE NO ENCONTRABA NADA QUE VALIERA LA PENA ANTE MIS OJOS. NO HALLABA MOTIVO ALGUNO PARA EMPRENDER UNA NUEVA BATALLA. ME DABA LO MISMO INICIAR LA MARCHA EN CUALQUIER DIRECCIÓN Y BAJO CUALQUIER CALENDARIO; LAS REGLAS DE CUALQUIER RELIGIÓN ME DABAN IGUAL.

DE HECHO, UNA NAVAJA ESPERABA DEBAJO DE UNA PIEDRA Y, AL MÁS PURO ESTILO DE LOS LOBOS ESTEPARIOS, YA ESTABA HARTO DE LA EXISTENCIA ABSURDA. SÓLO FALTABA SACARLE UN BUEN FILO A LA HOJA...

SOMBRAS Y POLVO POR DOQUIER: NOTICIAS NEGRAS DEL NORTE, NOTICIAS ROJAS DESDE EL SUR, DEL ESTE SOPLABA UN VIENTO TRAICIONERO Y, DEL OESTE, UNA SEQUÍA TERRIBLE ASOLABA SIN PIEDAD. EN EL CENTRO, UN SILENCIO DENSO Y OPACO.

SOMBRAS Y POLVO POR DOQUIER: NOTICIAS NEGRAS DEL NORTE, NOTICIAS ROJAS DESDE EL SUR, DEL ESTE SOPLABA UN VIENTO TRAICIONERO Y, DEL OESTE, UNA SEQUÍA TERRIBLE ASOLABA SIN PIEDAD. EN EL CENTRO, UN SILENCIO DENSO Y OPACO.

DE PRONTO, YA CON LA DESEPERANZA METIDA HASTA EL TUÉTANO, A PUNTO DE SOLTAR DEFINITIVAMENTE LAS RIENDAS DE LA VOLUNTAD Y EL DESEO, UNA LLAMADA DE ULTRATUMBA SACUDIÓ TODO MI SER.

LA REINA NEGRA, PERDIDA Y DESAPARECIDA DESDE HACÍA SIGLOS, HABÍA RESUCITADO. REGRESARON MUCHOS RECUERDOS Y MI CUERPO ATARÁXICO COMENZÓ A ROMPER, POCO A POCO, LAS CADENAS DE LA INERCIA. LAS GANAS DE VIVIR, DE LUCHAR POR UNA CAUSA, RESURGIERON CON VIOLENCIA.  

LA REINA NEGRA, PERDIDA Y DESAPARECIDA DESDE HACÍA SIGLOS, HABÍA RESUCITADO. REGRESARON MUCHOS RECUERDOS Y MI CUERPO ATARÁXICO COMENZÓ A ROMPER, POCO A POCO, LAS CADENAS DE LA INERCIA. LAS GANAS DE VIVIR, DE LUCHAR POR UNA CAUSA, RESURGIERON CON VIOLENCIA.  

HERIDO EN LO MÁS SENSIBLE, FASTIDIADO POR HABER BUSCADO SIN ENCONTRAR UNA POSIBLE SALIDA DEL LABERINTO; EN UN GIRO DEL DESTINO ME UBIQUÉ POR ENÉSIMA VEZ EN EL FRAGOR DE OTRA PELEA. UN GUERRERO NACIÓ PARA ESO: PARA PELEAR, NO TANTO NI NECESARIAMENTE PARA FILOSOFAR.

HERIDO EN LO MÁS SENSIBLE, FASTIDIADO POR HABER BUSCADO SIN ENCONTRAR UNA POSIBLE SALIDA DEL LABERINTO; EN UN GIRO DEL DESTINO ME UBIQUÉ POR ENÉSIMA VEZ EN EL FRAGOR DE OTRA PELEA. UN GUERRERO NACIÓ PARA ESO: PARA PELEAR, NO TANTO NI NECESARIAMENTE PARA FILOSOFAR.

LA REINA NEGRA ME HALLÓ EN UN ESTADO LAMENTABLE, MERMADO AL EXTREMO, Y, SIN EMBARGO, PUSO SU MANO SOBRE MI FRENTE Y ME SEÑALÓ EL CAMINO DE SALIDA. ME ACOMPAÑÓ POR UNOS MOMENTOS, UNOS CUANTOS PASOS CAMINÓ CONMIGO Y LUEGO, AL RITMO DE UNA ANCESTRAL DANZA, SE DISOLVIÓ EN LA ARENA DEL DESIERTO. ESTA VEZ QUIZÁ SÍ PARA SIEMPRE...

DE NADA HUBIESE SERVIDO ROGARLE QUE SE QUEDARÁ. EL NIÑO NECESITA UNA MADRE, EL GUERRERO UNA COMPAÑERA. SI EL GUERRERO REGRESA A SU INFANCIA, NI COMPAÑERA NI MADRE ENCUENTRA JAMÁS YA.

SOLITARIO Y DÉBIL AÚN, COMENCÉ A VAGAR POR EL DESIERTO INMENSO, PERO COMPRENDÍ QUE ASÍ DEBÍA SER, QUE ASÍ ESTABA BIEN QUE FUERA: MEJOR VAGAR POR LAS LLANURAS DESOLADAS QUE PERMANECER ENCERRADO EN UN INSOLUBLE, AUTÁRQUICO E INÚTIL LABERINTO.

LA PODEROSA REINA NEGRA POSIBLEMENTE LLEGÓ NADA MÁS PARA DARME UNA SEÑAL DE VIDA, A ROMPER EL NUDO GORDIANO, Y SU CAPRICHOSA DANZA DE DESPEDIDA, QUE HA QUEDADO GRABADA A FUEGO EN MI MENTE, NO ME ABANDONARÁ HASTA LLEGAR A LA PRÓXIMA ESTACIÓN, AL PRÓXIMO ESCAQUE DE ESTA AVENTURA LLAMADA VIDA.

ALEA IACTA EST...  

ALEA IACTA EST...  

LA SUERTE ESTÁ ECHADA SOBRE EL TABLERO: DEBO REVITALIZAR LAS VENAS DE MI ESPÍRITU PARA IR A FORMAR FILAS CON ENTUSIASMO EN LA BATALLA DECISIVA... ESTA VEZ DE MENOS COMO COMANDANTE DE UNA CENTURIA, QUIZÁ HASTA DE UNA COHORTE... YA FUE DEMASIADO TIEMPO COMO SIMPLE PEÓN DE REY.

LEÓCRATES DE EFESO. 

ALGUNAS DÉCADAS ANTES DE CRISTO.

PLANETA TIERRA.

Permalink ~ Comentarios (2) ~ Comentar | Referencias (0)
Etiquetas:

El Visitante

Por Jesús Leonel Puente Colin - 24 de Junio, 2009, 11:11, Categoría: Poesía Experimental

El Amor pasó por tu calle

mientras soñabas con locas quimeras

de frío y frágil talle.

El Amor se acercó a tu ventana

y largas como palmeras

vio brotar tus canas primeras.

El Amor intentó traspasar la frontera

pero tu alma necia, de dura cantera,

impidió que cruzara de alguna manera.

El Amor, cuya existencia sólo sospechas,

de tu puerta estuvo muy cerca.

No volverá aunque trampas le tiendas.

Leonel Puente.

23/Junio/2009

11:11 P.M.

Permalink ~ Comentar | Referencias (0)
Etiquetas:

LA RESILIENCIA

Por Leonel Puente - 1 de Junio, 2009, 11:16, Categoría: La Armada Invencible

        Para Martha Rogel.

"Cuando hayamos aliviado lo mejor posible las servidumbres inútiles y evitado las desgracias innecesarias, siempre tendremos, para mantener tensas las virtudes heroicas del hombre, la larga serie de males verdaderos, la muerte, la vejez, las enfermedades incurables, el amor no correspondido, la amistad rechazada o vendida, la mediocridad de una vida menos vasta que nuestros proyectos y más opaca que nuestros ensueños –todas las desdichas causadas por la naturaleza divina de las cosas".

Marguerite Yourcenar.

Memorias de Adriano.

La palabra resiliencia proviene del latín, del verbo resilio que significa rebotar, repercutir, saltar hacia atrás.

En el lenguaje de la ingeniería, la resiliencia consiste en la cualidad de un material para recuperar su forma original después de haber sufrido una deformación a causa de una fuerte presión. En cuanto a cualidades meramente físicas, se define como la resistencia al choque (en kilogramos por centímetro cuadrado).

Éste concepto, aplicado a los seres humanos, se refiere a la posibilidad de que ciertos individuos logren sobreponerse a las circunstancias adversas de su existencia, continúen viviendo de manera positiva e, incluso, salgan fortalecidos de tales crisis. Las circunstancias adversas varían de magnitud y también varía la forma en que cada individuo concibe la situación problemática a la que se enfrenta. Para hablar de resiliencia no basta con evaluar la resistencia –pues entonces se confundiría con invulnerabilidad-, también es necesario que exista la capacidad de reconstrucción y la posibilidad de proyectarse hacia el futuro.

Existen individuos que salen adelante a pesar de haber experimentado situaciones muy complicadas, como violencia intrafamiliar, pobreza extrema, discapacidad, abuso sexual, discriminación racial, guerra, orfandad, y un largo etcétera de problemas sociales, familiares o biológicos. Hay otros que no logran recuperarse y son absorbidos, dañados o destruidos por las circunstancias negativas.

¿Cuál es la clave para que unos lo logren y otros no?...

La pregunta es muy complicada como para ser respondida desde un punto de vista meramente físico: ni los metales más resistentes son invulnerables, mucho menos las personas de carne y hueso. Una lata de aluminio aplastada se puede reciclar y, a través de cierto proceso, recuperar su forma original; pero es obvio que a un ser humano no se le puede aplicar sin más tal procedimiento.

Para lograr que alguien supere una crisis hacen falta varios factores, entre los más importantes están los vínculos constructivos que logre establecer con las personas que le rodean: un padre, una madre, un hermano, un tío, un amigo, un maestro o un guía espiritual, que funja como "tutor de resiliencia"* brindándole apoyo, confianza u orientación. También es esencial que se ponga en marcha un proyecto de vida realista, es decir, planes a futuro realizables según las capacidades personales dejando a un lado los sueños impracticables (de hecho, un proyecto de vida es un sueño en marcha, un plan puesto en acción que no se queda en la pura mente y la elucubración de ideas).

Obtener un empleo, aprender un oficio, tener acceso a una escuela, asistir a eventos culturales o practicar algún deporte resultan de mucha ayuda. Muchos que han sido catalogados como niños o adolescentes problema, cuando encuentran algún tipo de apoyo y se les canaliza hacia una actividad en donde se pueden desempeñar con eficacia, después se convierten en elementos valiosos para la sociedad. En algunas casos afortunados, ocurre que ciertas personas, que han sufrido profundamente, se reestablecen con los mínimos cuidados físicos o hasta con una simple palabra de aliento.

La resiliencia no es una facultad innata: es fruto de un esfuerzo constante. El temperamento, la inteligencia, el carisma y hasta el sentido del humor, son características que pueden influir benéficamente durante el proceso para contrarrestar las circunstancias adversas, pero incluso la persona más fuerte tiene sus límites, y, por el lado contrario, quienes son considerados como débiles o como casos perdidos, en ciertos momentos decisivos son capaces de reaccionar de forma sorprendente. Es por lo anterior, que se debe tener cuidado cuando se asocia la resiliencia con el concepto de invulnerabilidad, pues entonces ya estaría determinado de antemano que algunos puedan luchar contra la adversidad y otros definitivamente no. Y si ya de por sí no existen muchos apoyos por parte de los funcionarios que se encuentran a cargo de las instituciones públicas, menos se interesarían en intervenir de alguna manera; dirían: ¿Para qué si se las pueden arreglar bien completamente solos?

Otro punto que se debe considerar, es que la resiliencia no se da de un momento para otro ni en la mayoría de los casos: hay retrocesos o altibajos y nunca se encuentran soluciones definitivas al estilo de los cuentos de hadas, no obstante, casi siempre es posible identificar, dentro de cada persona, uno o varios recursos  que se pueden movilizar o canalizar.

Dentro de la literatura clásica existen numerosos ejemplos de resiliencia, uno de los más famosos es el cuento de Hans Christian Andersen "El Patito Feo", que contiene muchos aspectos prototípicos con respecto a este tema; de hecho, en dicho relato el autor revela en forma metafórica las duras circunstancias de su propia existencia y, a través de esa labor artística, logra reconciliarse consigo mismo y fortalecer su autoestima.

Jean Valjean, el protagonista de Los Miserables de Víctor Hugo, por robarse un pan un día en que ya no soportaba el hambre, es condenado de por vida a trabajos forzados; tras 20 años de encierro y maltratos, reducido a la condición de un animal, logra escaparse y sus primeras acciones resultan reprobables, pues roba y hiere a un sacerdote que le había dado posada; poco después es capturado por la policía, pero el sacerdote lo salva diciendo que él mismo le había regalado los candelabros de plata que traía cuando fue detenido; Valjean recapacita, reorienta su existencia, y mediante un trabajo honesto se convierte en un ciudadano respetable.

También tenemos ejemplos en los best sellers y en algunas películas.

Henri Charriere, alias Papillon, relata con lujo de detalles los 17 años de brutal encarcelamiento que purgó en distintos penales de la Guayana Francesa**; tras varias fugas fallidas, logra escapar definitivamente y reintegrarse a la sociedad, sin embargo, en este caso, el relato no es nada metafórico, es literalmente autobiográfico: Papillon es el apodo real de un hombre real que además sí era un maleante y no solo robaba por hambre; él mismo es el autor del libro homónimo en donde relata sus amargas experiencias.

Los Olvidados de Luis Buñuel tiene dos finales, uno extremadamente trágico en donde Pedro, el niño-adolescente que tiene la posibilidad de readaptarse no lo logra y es asesinado por el Jaibo; pero hay otro, en donde dicho protagonista retorna maltrecho pero con el dinero que se le había confiado. Fue elegida la versión más impactante para la comercialización de ésta película y hasta muchos años después fue dada a conocer la otra culminación, pero, en ambos casos, la historia muestra lo difícil que es zafarse de un entorno nefasto. Hay ocasiones en que aun queriendo salir, aun deseando romper con una dinámica social morbosa, con una fatalidad biológica o mental, las oportunidades de lograrlo se reducen cada vez más.

En lo referente a la investigación científica acerca de éste tema, existen varios estudios serios y su número va en aumento. Con sus respectivos matices, casi todos coinciden en los siguientes puntos:

1. Ante una situación problemática, un individuo puede ser destruido.

2. El individuo resiste, sobrevive; pero a un alto costo y es dañado, a veces irreversiblemente y con la posibilidad siempre latente de repetir o agravar los esquemas negativos.

3. El individuo confronta la situación y se recupera hasta cierto punto. La vida sigue su curso, pero no hay una modificación significativa ni del individuo ni de su entorno.

4. El individuo resilia, es decir: resiste, se reconstruye y elige un proyecto de vida. Sin embargo, en este punto se abre una marcada disyuntiva, pues, sin una dimensión ética, cualquier superviviente es resiliente aunque perjudique a los demás.

5. Ante una situación problemática, puede ocurrir que un individuo se desarrollare normalmente.

Los seres humanos somos posiblemente los organismos más extraños sobre el planeta: lo que para unos significa factor de riesgo, para otros es factor de protección; lo que a unos daña, a otros los hace más fuertes. Las diferencias individuales abarcan rangos muy amplios, pero esto no justifica ningún tipo de abuso, sería como decir que, para que un individuo se sublime, hay que enfermarlo primero y lo más severamente posible.

Una buena cantidad de médicos, psicólogos, sociólogos, trabajadores sociales, filósofos e incluso religiosos (no fanáticos), han cambiado su manera de intervenir en la problemática social y, en vez de tratar con "casos clínicos", con "enfermitos", "locos", "pobrecitos", o alguno de tantos otros calificativos inútiles que no solucionan los problemas, han retomado la dimensión ética y humanística de su labor; sin embargo, el camino es largo y mientras las instituciones públicas y las instancias gubernamentales no tomen cartas en el asunto, salvo algunos ejemplos honrosos y varios casos excepcionales, las sociedades de todo el mundo continuarán descomponiéndose. Los superhéroes que cuidan a los desamparados y los ángeles milagrosos son mucho menos comunes de lo que pudiésemos llegar a creer. La realidad es que, en la existencia cotidiana, debemos arreglárnosla nosotros mismos como podamos y, a menudo, tenemos que hacer elecciones importantes sin muchos recursos para elegir tal o cual camino. Una buena orientación o una mano amiga nunca están de más.

En los países de primer mundo, hay varios centros de asistencia pública y privada que han asimilado el enfoque de la resiliencia, pero aún no tiene el impacto deseado; en los países de escasos recursos, la resiliencia aún está lejos de ser tomada en cuenta y mucho menos de ser aplicada de forma generalizada para beneficio de la sociedad.

En México existen algunas organizaciones no gubernamentales (ONG), algunos albergues y asociaciones civiles, como los Centros de Integración Juvenil, que trabajan con grupos vulnerables y en sus programas aplican los conocimientos surgidos de las investigaciones sobre la resiliencia.

El concepto de resiliencia es un enfoque nuevo aplicado a la compleja convivencia humana. Una de sus más valiosas aportaciones es que se centra en los potenciales de las personas en lugar de encasillarlas o estigmatizarlas; de esta manera, aún en los peores casos, se busca la manera de ayudarles a que le encuentren un sentido a su existencia, cosa nada fácil y que además se complica con personas o grupos sumamente desfavorecidos o discriminados.

De nada sirve designar a un discapacitado como "persona con capacidades especiales", a un anciano como "adulto en plenitud", a un paria como "indigente", o a un indígena como "minoría étnica"; eso no les resuelve la vida, lo que les hace falta es aceptación, reconocimiento y asistencia verdadera y constante por parte de la sociedad a la que pertenecen. Los conceptos elegantes o abstractos, incluyendo este de la resiliencia, muchas veces solo sirven para que los medios masivos de comunicación aumenten su vocabulario o para que los políticos ganen adeptos y votos en sus campañas. Conceptos como "guerra de baja intensidad" no evita muertes; el "crecimiento cero" de los economistas, además de ser una discordancia gramatical, no subsana el hambre. Los conceptos sin la acción se convierten en palabras vacías.



* "Tutor de resiliencia" es un término acuñado por el etólogo Boris Cyrulnik.

** La Guayana Francesa se ubica en Sudamérica, al este de Venezuela.

Bibliografía

1. La resiliencia: resistir y rehacerse. Michel Manciaux (compilador). Edit. Gedisa.

2. El murmullo de los fantasmas. Boris Cyrulnik. Edit. Gedisa.

Permalink ~ Comentarios (15) ~ Comentar | Referencias (0)
Etiquetas:

El Blog

Calendario

<<   Junio 2009  >>
LMMiJVSD
1 2 3 4 5 6 7
8 9 10 11 12 13 14
15 16 17 18 19 20 21
22 23 24 25 26 27 28
29 30      
 
Proyecto Cultura Chobojos - Chobojos
 
 Proyecto Cultura Chobojos - Vida sin fin
 
Proyecto Cultura Chobojos – Fotografía 366
 
Proyecto Cultura Chobojos – El círculo azul
 
Proyecto Cultura Chobojos – La Jauría
 
Proyecto Cultura Chobojos – Toma Todo
 
Proyecto Cultura Chobojos - Chistes x Kilos
 
 

Archivos

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog