1 de Junio, 2009

LA RESILIENCIA

Por Leonel Puente - 1 de Junio, 2009, 11:16, Categoría: La Armada Invencible

        Para Martha Rogel.

"Cuando hayamos aliviado lo mejor posible las servidumbres inútiles y evitado las desgracias innecesarias, siempre tendremos, para mantener tensas las virtudes heroicas del hombre, la larga serie de males verdaderos, la muerte, la vejez, las enfermedades incurables, el amor no correspondido, la amistad rechazada o vendida, la mediocridad de una vida menos vasta que nuestros proyectos y más opaca que nuestros ensueños –todas las desdichas causadas por la naturaleza divina de las cosas".

Marguerite Yourcenar.

Memorias de Adriano.

La palabra resiliencia proviene del latín, del verbo resilio que significa rebotar, repercutir, saltar hacia atrás.

En el lenguaje de la ingeniería, la resiliencia consiste en la cualidad de un material para recuperar su forma original después de haber sufrido una deformación a causa de una fuerte presión. En cuanto a cualidades meramente físicas, se define como la resistencia al choque (en kilogramos por centímetro cuadrado).

Éste concepto, aplicado a los seres humanos, se refiere a la posibilidad de que ciertos individuos logren sobreponerse a las circunstancias adversas de su existencia, continúen viviendo de manera positiva e, incluso, salgan fortalecidos de tales crisis. Las circunstancias adversas varían de magnitud y también varía la forma en que cada individuo concibe la situación problemática a la que se enfrenta. Para hablar de resiliencia no basta con evaluar la resistencia –pues entonces se confundiría con invulnerabilidad-, también es necesario que exista la capacidad de reconstrucción y la posibilidad de proyectarse hacia el futuro.

Existen individuos que salen adelante a pesar de haber experimentado situaciones muy complicadas, como violencia intrafamiliar, pobreza extrema, discapacidad, abuso sexual, discriminación racial, guerra, orfandad, y un largo etcétera de problemas sociales, familiares o biológicos. Hay otros que no logran recuperarse y son absorbidos, dañados o destruidos por las circunstancias negativas.

¿Cuál es la clave para que unos lo logren y otros no?...

La pregunta es muy complicada como para ser respondida desde un punto de vista meramente físico: ni los metales más resistentes son invulnerables, mucho menos las personas de carne y hueso. Una lata de aluminio aplastada se puede reciclar y, a través de cierto proceso, recuperar su forma original; pero es obvio que a un ser humano no se le puede aplicar sin más tal procedimiento.

Para lograr que alguien supere una crisis hacen falta varios factores, entre los más importantes están los vínculos constructivos que logre establecer con las personas que le rodean: un padre, una madre, un hermano, un tío, un amigo, un maestro o un guía espiritual, que funja como "tutor de resiliencia"* brindándole apoyo, confianza u orientación. También es esencial que se ponga en marcha un proyecto de vida realista, es decir, planes a futuro realizables según las capacidades personales dejando a un lado los sueños impracticables (de hecho, un proyecto de vida es un sueño en marcha, un plan puesto en acción que no se queda en la pura mente y la elucubración de ideas).

Obtener un empleo, aprender un oficio, tener acceso a una escuela, asistir a eventos culturales o practicar algún deporte resultan de mucha ayuda. Muchos que han sido catalogados como niños o adolescentes problema, cuando encuentran algún tipo de apoyo y se les canaliza hacia una actividad en donde se pueden desempeñar con eficacia, después se convierten en elementos valiosos para la sociedad. En algunas casos afortunados, ocurre que ciertas personas, que han sufrido profundamente, se reestablecen con los mínimos cuidados físicos o hasta con una simple palabra de aliento.

La resiliencia no es una facultad innata: es fruto de un esfuerzo constante. El temperamento, la inteligencia, el carisma y hasta el sentido del humor, son características que pueden influir benéficamente durante el proceso para contrarrestar las circunstancias adversas, pero incluso la persona más fuerte tiene sus límites, y, por el lado contrario, quienes son considerados como débiles o como casos perdidos, en ciertos momentos decisivos son capaces de reaccionar de forma sorprendente. Es por lo anterior, que se debe tener cuidado cuando se asocia la resiliencia con el concepto de invulnerabilidad, pues entonces ya estaría determinado de antemano que algunos puedan luchar contra la adversidad y otros definitivamente no. Y si ya de por sí no existen muchos apoyos por parte de los funcionarios que se encuentran a cargo de las instituciones públicas, menos se interesarían en intervenir de alguna manera; dirían: ¿Para qué si se las pueden arreglar bien completamente solos?

Otro punto que se debe considerar, es que la resiliencia no se da de un momento para otro ni en la mayoría de los casos: hay retrocesos o altibajos y nunca se encuentran soluciones definitivas al estilo de los cuentos de hadas, no obstante, casi siempre es posible identificar, dentro de cada persona, uno o varios recursos  que se pueden movilizar o canalizar.

Dentro de la literatura clásica existen numerosos ejemplos de resiliencia, uno de los más famosos es el cuento de Hans Christian Andersen "El Patito Feo", que contiene muchos aspectos prototípicos con respecto a este tema; de hecho, en dicho relato el autor revela en forma metafórica las duras circunstancias de su propia existencia y, a través de esa labor artística, logra reconciliarse consigo mismo y fortalecer su autoestima.

Jean Valjean, el protagonista de Los Miserables de Víctor Hugo, por robarse un pan un día en que ya no soportaba el hambre, es condenado de por vida a trabajos forzados; tras 20 años de encierro y maltratos, reducido a la condición de un animal, logra escaparse y sus primeras acciones resultan reprobables, pues roba y hiere a un sacerdote que le había dado posada; poco después es capturado por la policía, pero el sacerdote lo salva diciendo que él mismo le había regalado los candelabros de plata que traía cuando fue detenido; Valjean recapacita, reorienta su existencia, y mediante un trabajo honesto se convierte en un ciudadano respetable.

También tenemos ejemplos en los best sellers y en algunas películas.

Henri Charriere, alias Papillon, relata con lujo de detalles los 17 años de brutal encarcelamiento que purgó en distintos penales de la Guayana Francesa**; tras varias fugas fallidas, logra escapar definitivamente y reintegrarse a la sociedad, sin embargo, en este caso, el relato no es nada metafórico, es literalmente autobiográfico: Papillon es el apodo real de un hombre real que además sí era un maleante y no solo robaba por hambre; él mismo es el autor del libro homónimo en donde relata sus amargas experiencias.

Los Olvidados de Luis Buñuel tiene dos finales, uno extremadamente trágico en donde Pedro, el niño-adolescente que tiene la posibilidad de readaptarse no lo logra y es asesinado por el Jaibo; pero hay otro, en donde dicho protagonista retorna maltrecho pero con el dinero que se le había confiado. Fue elegida la versión más impactante para la comercialización de ésta película y hasta muchos años después fue dada a conocer la otra culminación, pero, en ambos casos, la historia muestra lo difícil que es zafarse de un entorno nefasto. Hay ocasiones en que aun queriendo salir, aun deseando romper con una dinámica social morbosa, con una fatalidad biológica o mental, las oportunidades de lograrlo se reducen cada vez más.

En lo referente a la investigación científica acerca de éste tema, existen varios estudios serios y su número va en aumento. Con sus respectivos matices, casi todos coinciden en los siguientes puntos:

1. Ante una situación problemática, un individuo puede ser destruido.

2. El individuo resiste, sobrevive; pero a un alto costo y es dañado, a veces irreversiblemente y con la posibilidad siempre latente de repetir o agravar los esquemas negativos.

3. El individuo confronta la situación y se recupera hasta cierto punto. La vida sigue su curso, pero no hay una modificación significativa ni del individuo ni de su entorno.

4. El individuo resilia, es decir: resiste, se reconstruye y elige un proyecto de vida. Sin embargo, en este punto se abre una marcada disyuntiva, pues, sin una dimensión ética, cualquier superviviente es resiliente aunque perjudique a los demás.

5. Ante una situación problemática, puede ocurrir que un individuo se desarrollare normalmente.

Los seres humanos somos posiblemente los organismos más extraños sobre el planeta: lo que para unos significa factor de riesgo, para otros es factor de protección; lo que a unos daña, a otros los hace más fuertes. Las diferencias individuales abarcan rangos muy amplios, pero esto no justifica ningún tipo de abuso, sería como decir que, para que un individuo se sublime, hay que enfermarlo primero y lo más severamente posible.

Una buena cantidad de médicos, psicólogos, sociólogos, trabajadores sociales, filósofos e incluso religiosos (no fanáticos), han cambiado su manera de intervenir en la problemática social y, en vez de tratar con "casos clínicos", con "enfermitos", "locos", "pobrecitos", o alguno de tantos otros calificativos inútiles que no solucionan los problemas, han retomado la dimensión ética y humanística de su labor; sin embargo, el camino es largo y mientras las instituciones públicas y las instancias gubernamentales no tomen cartas en el asunto, salvo algunos ejemplos honrosos y varios casos excepcionales, las sociedades de todo el mundo continuarán descomponiéndose. Los superhéroes que cuidan a los desamparados y los ángeles milagrosos son mucho menos comunes de lo que pudiésemos llegar a creer. La realidad es que, en la existencia cotidiana, debemos arreglárnosla nosotros mismos como podamos y, a menudo, tenemos que hacer elecciones importantes sin muchos recursos para elegir tal o cual camino. Una buena orientación o una mano amiga nunca están de más.

En los países de primer mundo, hay varios centros de asistencia pública y privada que han asimilado el enfoque de la resiliencia, pero aún no tiene el impacto deseado; en los países de escasos recursos, la resiliencia aún está lejos de ser tomada en cuenta y mucho menos de ser aplicada de forma generalizada para beneficio de la sociedad.

En México existen algunas organizaciones no gubernamentales (ONG), algunos albergues y asociaciones civiles, como los Centros de Integración Juvenil, que trabajan con grupos vulnerables y en sus programas aplican los conocimientos surgidos de las investigaciones sobre la resiliencia.

El concepto de resiliencia es un enfoque nuevo aplicado a la compleja convivencia humana. Una de sus más valiosas aportaciones es que se centra en los potenciales de las personas en lugar de encasillarlas o estigmatizarlas; de esta manera, aún en los peores casos, se busca la manera de ayudarles a que le encuentren un sentido a su existencia, cosa nada fácil y que además se complica con personas o grupos sumamente desfavorecidos o discriminados.

De nada sirve designar a un discapacitado como "persona con capacidades especiales", a un anciano como "adulto en plenitud", a un paria como "indigente", o a un indígena como "minoría étnica"; eso no les resuelve la vida, lo que les hace falta es aceptación, reconocimiento y asistencia verdadera y constante por parte de la sociedad a la que pertenecen. Los conceptos elegantes o abstractos, incluyendo este de la resiliencia, muchas veces solo sirven para que los medios masivos de comunicación aumenten su vocabulario o para que los políticos ganen adeptos y votos en sus campañas. Conceptos como "guerra de baja intensidad" no evita muertes; el "crecimiento cero" de los economistas, además de ser una discordancia gramatical, no subsana el hambre. Los conceptos sin la acción se convierten en palabras vacías.



* "Tutor de resiliencia" es un término acuñado por el etólogo Boris Cyrulnik.

** La Guayana Francesa se ubica en Sudamérica, al este de Venezuela.

Bibliografía

1. La resiliencia: resistir y rehacerse. Michel Manciaux (compilador). Edit. Gedisa.

2. El murmullo de los fantasmas. Boris Cyrulnik. Edit. Gedisa.

Permalink ~ Comentarios (15) ~ Comentar | Referencias (0)
Etiquetas:

El Blog

Calendario

<<   Junio 2009  >>
LMMiJVSD
1 2 3 4 5 6 7
8 9 10 11 12 13 14
15 16 17 18 19 20 21
22 23 24 25 26 27 28
29 30      
 
Proyecto Cultura Chobojos - Chobojos
 
 Proyecto Cultura Chobojos - Vida sin fin
 
Proyecto Cultura Chobojos – Fotografía 366
 
Proyecto Cultura Chobojos – El círculo azul
 
Proyecto Cultura Chobojos – La Jauría
 
Proyecto Cultura Chobojos – Toma Todo
 
Proyecto Cultura Chobojos - Chistes x Kilos
 
 

Archivos

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog