Para los muertos parlanchines

Por Alejandro Augusto Enciso Sandoval - 6 de Agosto, 2009, 19:49, Categoría: Paquete Cuento

He observado que la gente tiene cierta preferencia por ser palmeada en la espalda cuando se siente triste o alegre. Es en el sentido literal y metafórico. Y es que uno crece creyendo que se debe reconfortar a los enfermos y los afligidos; un pensamiento cristiano de piedad. ¿Pero qué pasa cuando esas personas que se "sienten" afligidos y tristes, no lo están tanto? ¿Cómo saber que no son sino un engaño de chantaje?

Hace dos años que perdí un amigo en el frente de batalla. Se cumplieron dos años de que decidió salir volando de este mundo y enfrentarse al destino común de todos los mortales. En realidad cuando platicaba con él, se mostraba un poco ajeno a sus problemas personales y no era muy comunicativo al respecto; sólo hablábamos de cosas un tanto mundanas, lo de siempre. Pero un día se mostró más abierto y pudimos intercambiar palabras al respecto de nuestras enfermedades y de cuál sería el método más eficaz y limpio para terminar. Tengo que admitir que él resultó vencedor, me ganó...

Pero es eso a lo que me refiero. Soy un cobarde y el tuvo una idea en la que involucraba un verdadero acto de introspección y conocimiento de lo que se hacía, un convencimiento total y sin menoscabos, indetenible. Yo, prefería un acto rápido, sin dar marcha atrás y muy sucio. El creía que mi método era demasíado común y sin sentido, vulgar hasta los límites. Y que precisamente era eso lo que hacía que los suicidios no fueran aceptados, por demasíado dramáticos. No, tenían que ser un acto racional y bien pensados, obras artísticas del pensamiento abstracto. ¡Maldito hijo del diablo! No podía creer que me estuviera diciéndo esas palabras: ¡Eran magníficas!

Y una mañana de lunes nos enteramos que lo había hecho. Todavía recuerdo esa foto en el periódico en la sección "roja" del mismo. Él, en primer plano, recargando su cabeza en el vidrio de su auto amarillo (su beetle de chico fresa), una botella de agua fisiológica sujetada por el vidrio con su catéter bajando hasta el brazo...
Lo había logrado. Fue su decisión y se acepta, ¡pero es que a veces se le extraña tanto!

Y sin embargo, se fue sin decir una palabra a nadie, sin dejar ver sus planes, sin que alguien se enterara de su travesura. Es cierto, los suicidas no avisan. 

Resulta que ahora dicen que se van "muriendo". ¡Vaya forma de plantearse un problema! Vamos, si quieres morirte, mátate sin molestarnos.

Permalink ~ Comentar | Referencias (0)
Etiquetas:

El Blog

Calendario

<<   Agosto 2009  >>
LMMiJVSD
          1 2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30
31       
 
Proyecto Cultura Chobojos - Chobojos
 
 Proyecto Cultura Chobojos - Vida sin fin
 
Proyecto Cultura Chobojos – Fotografía 366
 
Proyecto Cultura Chobojos – El círculo azul
 
Proyecto Cultura Chobojos – La Jauría
 
Proyecto Cultura Chobojos – Toma Todo
 
Proyecto Cultura Chobojos - Chistes x Kilos
 
 

Archivos

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog