Las Entrañas de la Melancolía*

Por Leonel Puente - 29 de Septiembre, 2009, 16:57, Categoría: Paquete Cuento

Ellos vendrán al sonar la medianoche. Nunca fallan. Salen de los espejos que hay en todas las paredes de ésta enorme mansión. No dicen nada, no responden a mis preguntas. Son idénticos a mí y, sin embargo, NO SON YO.

Siempre me arrancan de mis sueños, me atan las manos, me vendan los ojos y me llevan caminando hasta un extraño claro de bosque. Allí me destapan los ojos y, aunque el espectáculo que contemplo siempre es el mismo, jamás podría acostumbrarme a él porque cada vez podría ser la última... Incendiadas por una azulada luz mortecina, hay cientos de tumbas con mi nombre grabado sobre sus cruces de madera y, lo peor, es que siempre hay una fosa recién abierta en donde me arrojan por más esfuerzos que haga por escapar.

Al caer dentro de aquella odiosa cavidad, sería una bendición que simplemente me enterrarán, pero mis crueles verdugos arrojan sobre mi una infinidad de cuerpecitos rojos que se mueven enfurecidos a mí alrededor. ¡Y si hay algo que aborrezco en éste mundo son las malditas cucarachas!.

Es apenas un instante pues, casi de inmediato, quedo totalmente cubierto y asfixiado por esas repugnantes criaturas y pierdo toda conciencia de realidad, ¡pero es infernal ese instante!. Ni a quien más odiase le desearía una suerte parecida.

Por alguna razón incomprensible, no muero allí, sino que despierto de nuevo dentro del castillo y, mientras recobró la lucidez de mis sentidos, ellos se vuelven a meter dentro de los espejos y se van perdiendo poco a poco en su fría inmensidad.

Cuando me restablezco por completo, busco en el armario una de mis velas azules y la enciendo en medio de la oscura madrugada. Perdido en la contemplación de esa pequeña luz, que caprichosamente se mueve sin cesar, espero el amanecer y siento un poco de paz.

Todos los días, al salir el sol, me salgo a caminar por los alrededores del castillo con la esperanza de encontrar ese sitio que es tan terrible por las noches, pero sólo encuentro hermosos jardines cubiertos por una gran variedad de flores.

Siempre he querido huir, pero cuando empieza a anochecer, un poderoso imán me arrastra  de nuevo al sufrimiento. ¿Quién decide mis pasos? ¿Porque no puedo desobedecer aunque quiera hacerlo?

Así cómo la llama de una vela se defiende contra una ráfaga de viento, así se defiende mi espíritu contra su extraño  Destino.


*Borrador incompleto fechado el 15/Feb/91.

Encontrado junto a una versión casi jeroglifica de La Mujer de las Sombras Largas.

Reconstrución retrospectiva del texto 29-Sep-2009.



 

 


Permalink ~ Comentar | Referencias (0)
Etiquetas:

El Blog

Calendario

<<   Septiembre 2009  >>
LMMiJVSD
  1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30     
 
Proyecto Cultura Chobojos - Chobojos
 
 Proyecto Cultura Chobojos - Vida sin fin
 
Proyecto Cultura Chobojos – Fotografía 366
 
Proyecto Cultura Chobojos – El círculo azul
 
Proyecto Cultura Chobojos – La Jauría
 
Proyecto Cultura Chobojos – Toma Todo
 
Proyecto Cultura Chobojos - Chistes x Kilos
 
 

Archivos

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog