Febrero del 2010

¿Por qué no tenemos ciencia propia en latinoamerica? 6 de 9

Por Leonel Puente - 28 de Febrero, 2010, 21:38, Categoría: La Armada Invencible

VI. IN VITRO

Adentrándome en terreno escabroso, a riesgo de quedarme corto con mi fragmentaria visión, señalaré algunas características de la disciplina científica, del quehacer científico y de los contextos donde operan. Habrá que darles lectura sin detenerse más de la cuenta en definiciones o exquisiteces lingüísticas, pero sí en los contenidos conceptuales. En este apartado, sin ironizar, se abre (me gustaría abrir) un debate de cierto nivel y a ras de tierra.

·         Existe ciencia básica y ciencia aplicada. Los descubrimientos científicos, de cualquier área de estudio, no necesariamente tienen una aplicación inmediata.

·         El financiamiento, empezando por los países desarrollados, se inclina primordialmente hacia los descubrimientos que sí pueden aplicarse y generar riqueza a corto plazo.

·         Los beneficios a la humanidad, o asuntos como el cuidado del medio ambiente, están supeditados a las políticas económicas, no a la ética.

·         La actividad científica, debiendo ser parsimoniosa en sus procesos internos y prudente con sus resultados; es más que nunca una carrera desaforada inmersa en una dinámica productiva y utilitaria.

·         Dentro de la comunidad científica, existen científicos propiamente dichos e investigadores. Un científico también puede ser investigador, si así lo decide, pues tiene un rango de elección más amplio; pero un investigador puede encontrar mayores trabas económicas, administrativas o políticas, para poder fungir como científico de facto, no de nombre, o, en el peor de los escenarios, su formación meramente técnica lo imposibilita para ser tal: su posición será de subordinado (aunque no su naturaleza).

·         Los países de primer mundo poseen estructuras científico-técnico-productivas. Tales estructuras permiten incorporar a sus egresados al campo laboral, ya sea estatal o privado. Los subdesarrollados no las tienen.

·         Para regular razonablemente la generación teórica, el desarrollo creativo y la divulgación responsable de los descubrimientos científicos; es necesario establecer políticas acordes, legislar democráticamente y no implantar modelos administrativos anacrónicos y ortodoxos. De otra manera, es la inmisericorde ley de la selva la que reina. De hecho así es.

·         Los institutos científicos, las universidades, y todos los niveles de los sistemas educativos son importantes, imprescindibles; pero, desvinculados del poder, son como islas sin puentes ni naves que las conecten con tierra firme, con la sociedad a que pertenecen. Divididos o amontonados se deterioran. Colaborando se fortalecen.

·         Las disciplinas científicas y las humanísticas, no necesaria ni convenientemente tiene porqué regirse por la misma metodología. Unas y otras surgen de un tronco común, que es la búsqueda y el afinamiento del conocimiento; enfocadas multidisciplinariamente en la actualidad, pueden nutrirse y converger de forma fructífera aunque sigan senderos paralelos. Subordinada una a otra, se tergiversan ambas.

·         La ciencia es un sistema abierto. Sus principios y leyes no son, o no debieran ser, fundamentalistas, sino racionales por definición.

·         La ciencia se autoanaliza y corrige. Cruzando crisis evoluciona.

·         La ciencia es un sistema complejo, que no complicado si se tiene una buena formación y se realizan los esfuerzos necesarios. Simplificarla en exceso es corromperla; es ciencia recreativa, ni siquiera informativa.

"No se puede justificar la ciencia, porque esta no surge de un acto volitivo en el que se decide crearla, sino que aparece como la manifestación social ineludible de una característica individual del ser humano. Es evidentemente cierto que la ciencia puede ser desarrollada con mayor o menor intensidad mediante la asignación de recursos a la educación e investigación, pero su creación o destrucción requeriría la creación o destrucción de la curiosidad y del pensamiento mismo. El ser humano no tiene la libertad de no pensar, cosa necesaria para que la ciencia no exista. Por esto los múltiples intentos autoritarios de oponerse a la ciencia cuando ésta contradecía al dogma, han fracasado en su meta principal de aniquilar el conocimiento, aunque sí han producido graves daños frenando su desarrollo"  (11)

"La creación del conocimiento, que es lo que hace el científico, es lo que le da a los países la capacidad y la fuente de bienestar económico y social, pero para ello no sólamente se requiere financiamiento creciente y constante; también se precisa una evaluación con datos ciertos, el establecimiento de objetivos y metas bajo un pacto social y estrategias de planeación y organización para alcanzar las metas. El poder legislativo debería de crear impuestos especiales destinados específicamente a incrementar la inversión en ciencia. Se debería crear la figura de profesor-investigador nacional, con un tabulador igualmente nacional para promover la movilidad institucional. Se debería planear el apoyo de áreas estratégicas que lograran fortalecer algunas áreas de la ciencia que pudieran lograr impulsar desarrollos puntuales y, finalmente, se debería de analizar, desarrollar e impulsar la comercialización de nuevas tecnologías nacionales con el sector empresarial  mexicano. Si se lograsen algunas de estas metas, la ciencia seguramente lograría transformar al país" (12).

"Esto, y otras cosas que vale la pena saberse, voy a demostrarlo. Mentes más agudas que la mía penetrarán en regiones más lejanas" (13).

Mentiría si dijera que tengo alguna solución infalible, sin embargo, antes de quemar mis libros para entrar decididamente en el inmenso ciberespacio, quiero sacudir mi memoria, despojada ya de muchos recuerdos y neuronas, pero que de repente funciona cual debiera de hacer de manera habitual y por sistema.

El enemigo más terrible no está en el exterior, se encuentra instalado en el "corazón" mismo del cerebro. Quizás, cerca de la región del tálamo, que es un centro de integración entre las regiones más básicas e instintuales y la corteza cerebral; en donde se realizan las funciones superiores, las más propiamente ligadas a la tan mentada superioridad humana dentro del reino de la naturaleza..

Permalink ~ Comentarios (1) ~ Comentar | Referencias (0)
Etiquetas:

El Ladrón de Naranjas

Por Leonel Puente - 28 de Febrero, 2010, 21:13, Categoría: Acertijos, Adivinanzas y Trivias

Un ladrón, un cesto de naranjas

Del mercado robó,

Y por entre los huertos escapó;

Al saltar una valla,

La mitad más media perdió;

Perseguido por un perro,

La mitad menos media abandonó;

Tropezó en una cuerda,

La mitad más media desparramó;

En su guarida, dos docenas guardó.

Vosotros, los que buscáis la sabiduría,

Decidnos:

¿Cuántas naranjas robó el ladrón?*

* Extraído del libro El Señor del Cero (Sidi Sifr), de María Isabel Molina. Ilus. De Francisco Solé, México: SEP: Santillana, Ediciones Generales, 2004. 160 p.: il. (Libros del Rincón).

**A quién conteste acertadamente, se le regalará El extraño caso del Dr. Jekyll y Mr. Hyde, de Robert Louis Stevenson. Este libro, ejemplo de originalidad y profunda penetración en la oscuridad del alma humana, ha sido citado, comentado, analizado y llevado a las pantallas cinematográficas y televisivas innumerables veces.

*** En este mismo blog, en la sección Sofíos y Sofías, pueden encontrar un artículo relacionado con este tema titulado El Demonio Interior. Posiblemente les resulte interesante revisar tal texto.

P.D. El ganador del mes pasado fue el Lic. Van Der Graf Chávez y el libro El Gambito de Bourbaki de Carl Djerassi ha sido entregado.

Nos vemos el próximo mes. Mucha suerte a todos.

Permalink ~ Comentarios (13) ~ Comentar | Referencias (0)
Etiquetas:

Lealtad

Por Mariana Mejía - 23 de Febrero, 2010, 20:48, Categoría: Paquete Cuento

ERA UNA FIERA de raza fina.

Al caminar por las calles con su ama, todas las miradas quedaban enjauladas en su andar soberbio.

Unieron sus cuerpos muchas noches, para capturar el deseo que por voluntad propia dejaban escapar durante el día. Los ronroneos y aullidos de placer escandalizaron muchas veces a los vecinos.

Pese a la devoción que profesaba a su dueña, este animal hermoso se sintió pronto en las garras de la indiferencia, presa en las fauces del qué dirán.

Tenía caricias, por supuesto, pero sólo cuando era voluntad de su ama o se desvanecía el peligro de los ataques verbales que las acecharon siempre. A esta criatura le sobraron alimento, abrigo… y soledad.

La fiera comenzó entonces a responder, con gruñidos, cualquier acercamiento. Fue su dueña quien, harta de sus reacciones, le dio el primer golpe a puño, a zapato limpio. Después llegaron gritos, hambre, frío, días enteros de abandono.

En cuanto insinuó que la echaría de su lado, experimentó la rabia más profunda. El colmo de su dolor fue verla pasear con una bestezuela de mínima valía.

La reacción fue impetuosa.

Aquella mujer amaneció muerta... junto a su bellísima hembra, quien, fiel a su nobleza e instinto, se había reventado el cerebro de un balazo.

Permalink ~ Comentarios (2) ~ Comentar | Referencias (0)
Etiquetas:

¿Por qué no tenemos ciencia propía en Latinoamérica? 5 de 9

Por Leonel Puente - 15 de Febrero, 2010, 20:29, Categoría: La Armada Invencible

V. Socios del Centro, Socios del Sur; Vecinos del Norte.

Otro tantos tratados abusivos han sido pactados en toda Latinoamérica, ejemplos sobran y quizás hasta Wikipedia se saturaría si se propusiera antologarlas siquiera. Muchas de esas tranZacciones· limitan, si no prohiben, la producción de ciencia y tecnología a los “socios” del Centro y del Sur. Si acaso se fomenta o promueve alguna patente local, es sólo en aquellas áreas que les conviene a los “vecinos del Norte” para poder sacar su carga o su basura industrial, incluida la nuclear, o para obtener mano de obra barata (léase paupérrima). Digno de lástima es quien considere que los enclaves extranjeros generan riqueza al país anfitrión. Consuelo de tontos pensar que algunos “no estamos tan mal como en otras partes”.

Un póker de infamias, por el momento:

  • La que enajenó el Canal de Panamá y que apenas al empezar el siglo XXI llegó a término.
  • Las posmodernas y elegantes negociaciones brasileñas con la empresa Monsanto para meterle mano a las entrañas del Amazonas, la mayor reserva de biodiversidad del planeta.
  • La que provocó que los mejores plátanos de Honduras, su principal fuente de riqueza, a estupendos precios ya estén apartados aún antes de ser plantados (adivinen para quien).
  • La matanza de indígenas en las carreteras de Bagua, al norte de Perú, quienes cerraban la llamada “Curva del Diablo” defendiendo la parte del Amazonas que les toca.

No estaría nada mal ir armando un “Catálogo de Agravios” (9), pero no limitado a quejas, sino en donde también pudiesen surgir algunas alternativas y propuestas viables. Esperar los próximos milagros o que sean revelados los nuevos designios divinos, es una postura demasiado temeraria porque, aunque existen izquierdas latinoamericanas que hacen algunos esfuerzos para afianzar pactos mínimamente justos, está latente el afán depredador y “el desencanto se instala. Antes de que pase mucho tiempo, el adversario detestado vuelve al poder. Su paso por la oposición no lo hace más amable” (10).



· La Z es voluntaria. En la gloriosa Secundaria Pública #10, Leopoldo Ayala, que el año pasado cumplió 75 años de existencia, me informaron con suficiencia en la materia de Español. No tuve la misma suerte en otra muy importante. Desgraciadamente, un día, por una broma pesada que alguien fraguó al maestro de Matemáticas, y como nadie delató al gracioso, tan enojado estaba que nos castigó no enseñándonos los logaritmos. Por más que le rogamos para que nos impartiera ese tema, después lo tuvimos que mal-aprender solos y llegamos temblando al examen final. Mi primer 7 data de aquellas fechas y, cosa rara, me enorgullece más recordar esa calificación que varios de mis 10. Fue un castigo ejemplar, pues era un excelente maestro y tales conocimientos son escenciales para cualquier cultura académica decente, y, en un mundo tan tecnocratizado, oro puro. Sin logaritmos matemáticos o sin las transformadas de Fourier, las computadoras nomás nos sirven para poco más que chatear. Una vez más, dos maestros de CCH de la tan vilipendiada UNAM vinieron en mi auxilio: uno de Física (a quien alguna virgen mortal acoja amorosamente en su seno); y otro, que ni siquiera era mi maestro oficial ni yo alumno suyo inscrito en la materia de Cálculo Diferencial (elegí Estadística con un nefasto profesor, que también los hay en la Máxima Casa de Estudios, y por poco no llego a la licenciatura), dio un curso extra-semestral, sin paga y por amor al arte; perdón: a la ciencia. Algo entendí, pero el hoyo negro en mi corteza cerebral ya estaba hecho y no pudo él hacer todo lo que tan plausiblemente hubiese querido por mí. De ahí la vieja máxima: “Maestro no es el que sabe, sino el que enseña”. Si existen los dioses, a este último individuo mencionado, que no le nieguen el paso.

 

Permalink ~ Comentar | Referencias (0)
Etiquetas:

La Pareja

Por Iván Eduardo Barrera Espinoza - 14 de Febrero, 2010, 18:16, Categoría: Debrayarte

IEBE

Permalink ~ Comentar | Referencias (0)
Etiquetas:

Artículos anteriores en Febrero del 2010

El Blog

Calendario

<<   Febrero 2010  >>
LMMiJVSD
1 2 3 4 5 6 7
8 9 10 11 12 13 14
15 16 17 18 19 20 21
22 23 24 25 26 27 28
 
Proyecto Cultura Chobojos - Chobojos
 
 Proyecto Cultura Chobojos - Vida sin fin
 
Proyecto Cultura Chobojos – Fotografía 366
 
Proyecto Cultura Chobojos – El círculo azul
 
Proyecto Cultura Chobojos – La Jauría
 
Proyecto Cultura Chobojos – Toma Todo
 
Proyecto Cultura Chobojos - Chistes x Kilos
 
 

Archivos

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog