Junio del 2010

De Bixley a Quixley

Por Jorge Mondragòn Alanìs - 29 de Junio, 2010, 12:03, Categoría: Acertijos, Adivinanzas y Trivias

Este un acertijo de Sam Loyd, uno de los más grandes creadores de enigmas y acertijos.
 
He aquí una breve semblanza:
 
"Samuel Loyd, el más grande creador de acertijos de los Estados Unidos, nació en Filadelfia el 30 de enero de 1841. Tres años más tarde su padre, un acomodado agente inmobiliario, se estableció en Nueva York, donde Sam asistió a la escuela hasta los diecisiete años. Era un joven alto, delgado, silencioso e individualista, hábil en artes tan curiosas como los conjuros, la mímica, el ventrilocuismo, el ajedrez y el recorte rápido de siluetas en hojas de papel negro. Los propósitos de cursar la carrera de ingeniería civil se evaporaron a medida que crecía su interés en el ajedrez.
Bertrand Russell señaló en una oportunidad que a los dieciocho años estaba tan apasionado por el ajedrez que se obligó a abandonarlo, pues, de otro modo, jamás haría ninguna otra cosa. Si Loyd hubiera tomado una decisión similar, tal vez hubiese sido un eminente ingeniero, pero en ese caso el mundo se habría empobrecido en otro aspecto, ya que la matemática recreativa (de la que se puede decir que incluye el ajedrez y también los acertijos matemáticos) es una forma de juego intelectual, ¿y quién se atrevería a afirmar que el juego es menos esencial a la vida que los misiles dirigidos o la bomba atómica? ..."

 
DE BIXLEY A QUIXLEY
Este problema se me ocurrió durante un viaje de Bixley a Quixley, que hice a lomos de mula. Le pregunté a don Pedro mi guía que si mi mula podía avanzar a otro paso. Me dijo que sí, que tenía que andar mucho más lento, por lo que proseguí mi viaje a velocidad uniforme. Para estimular a don Pedro, responsable de mi único poder impulsor, le dije que entraríamos en Pixley para tomar algún refresco, y a partir de ese momento él no pudo pensar en otra cosa más que en Pixley.


Cuando llevábamos cuarenta minutos de viaje le pregunté cuánto camino habíamos recorrido, Don Pedro replicó: "La mitad de la distancia que hay hasta Pixley".

Cuando habíamos cubierto siete millas más, pregunté: "¿Qué distancia hay hasta Quixley?". Me contestó, como antes: "La mitad de la distancia que hay hasta Pixley".

Llegamos a Quixley en otra hora de viaje, lo que me induce a pedirles que determinen la distancia que hay entre Bixley y Quixley.

*Este nuevo acertijo ha sido amablemente proporcionado por Jorge Mondragòn Alanìs, quien es un excelente maestro de matemàticas. 

** La primera persona, perteneciente a la especie Homo Sapiens y que conteste correctamente, ganarà el libro titulado La Pìldora, los chimpancès pigmeos y el caballo de Degas, de Carl Djerassi. Esta obra autobiogràfica, escrita por el cientifico de origen austriaco creador de la primera pìldora anticonceptiva, nos narra, entre muchas otras cosas, su huida de Europa debido a la persecusiòn nazi; tambièn explica la forma en que, junto a un equipo de colaboradores, logrò sintetizar la tan famosa pìldora anticonceptiva en un modesto laboratorio de la Ciudad de Mèxico (Sintex, Cuajimalpa, D.F.,1951); un par de capìtulos estàn dedicados a reflexiones sobre la repercusiòn social de la pìldora despuès de 20 y 40 años de su creaciòn y comercializaciòn. Actualmente, Djerassi està al frente de varias instituciones filantròpicas que promueven la educaciòn y el arte; en algunos capìtulos de este libro, nos narra que uno de los motivos màs fuertes de esta actitud de Mecenas, fue el suicidio de su hija, quien, tras varios periodos de depresiòn recurrente, aùn con un futuro prometedor y rodeada de seres queridos, decidiò irse un dìa de esta vida contando apenas con 28 años.

*** El ganador del mes pasado fue Marco Antonio Bonaparte Madrigal. Esperamos que mucho disfrute su Canasta de cuentos mexicanos, escrita por B. Traven.

Hasta pronto camaradas.

Suerte a todos.









Permalink ~ Comentarios (3) ~ Comentar | Referencias (0)
Etiquetas:

see me-touch me-see me

Por Mariana Mejía - 25 de Junio, 2010, 13:53, Categoría: Prosa Poética

Dime con tus manos lo que callan tus ojos.

No necesitas hablar. Con tu mirada puedes, si deseas, lograr que suceda todo.

Ella bastaría para saber a dónde quieres llegar, me revelaría lo que tus manos quieren.

Me doy cuenta: te gusta verme.

Teje con tus manos la trama de miradas que te lleven, nos lleven al borde.

Por qué no intentas observarme con tus manos. Posa tus ojos en mí con tu aliento, tus labios…

Después, tus ojos me devolverán cada caricia.

Permalink ~ Comentarios (3) ~ Comentar | Referencias (0)
Etiquetas:

Silencio

Por Marco Antonio Bonaparte Madrigal - 25 de Junio, 2010, 13:44, Categoría: Sueños y Realidades

En el silencio esta todo: Dios, la Muerte o el Amor… todo menos el silencio, todo excepto tú.

Porque es en él donde puedes hablar sin ser oído, pensar sin escuchar lo que piensas, sentir sin por ello estar desnudo, morir sin dejar de existir y quizá nacer, porque de allí, justo del silencio, surge lo que aun nadie ha escrito.

 

 

México, D.F., a 9 de marzo de 1997.

Permalink ~ Comentar | Referencias (0)
Etiquetas:

La balada fantasma

Por Leonel Puente & Ruy Amp - 13 de Junio, 2010, 12:08, Categoría: Canciones


"Nadie crea nada si no es para salir de su propio infierno"
Arthur Rimbaud.

Estigma de mi corazón,
El tiempo se convirtió,
En una canción.

Quiero saber la razón,
De ésta terrible obsesión,
Que no me deja en paz.

El sol se aleja en el mar,
La noche me viene a buscar,
Ya no sé a dónde voy.

Dicen que muerto estoy...

Dicen que muerto estoy...

Puede ser cierto,
Pues ya nada siento en mí.

Miro hacia el cielo,
Y me pregunto que hago aquí.

Miro hacia el cielo,
Y me pregunto
Que es lo que yo hago aquí...

A.m-C.M-D.m-F.M-E.m
A.m-E.m
C.M.-D.m-F.M
*Tablatura y punteos en proceso de elaboración.

L. Puente-R.Amp.
R. Amp-L. Puente.
Fines de Mayo, Principios de Junio. 2010.
Taller creativo de guitarra.

Permalink ~ Comentar | Referencias (0)
Etiquetas:

Robert Oppenheimer o La supremacía de lo absoluto

Por Óscar Zamora Arévalo - 9 de Junio, 2010, 11:02, Categoría: Sofías y Sofíos

Robert Oppenheimer o la supremacía de lo absoluto[1]

J. Robert Oppenheimer (1904-1967) murió el mismo año en el que un servidor nacía (aunque, evidentemente, no tendría que ser conocido por eso). Hasta finales de los ochentas, según Jeremy Bernstein, científico y divulgador, no se conocía ninguna biografía sobre Oppie—como lo llamaban sus alumnos—; fue hasta casi 20 años después de su muerte que el mismo Bernstein escribió una: Oppenheimer, Portrait of an enigma (Retrato de un enigma).
Por lo que sí es mundial y ampliamente conocido Oppie es por ser el padre de la bomba atómica y porque a menudo se cita, equivocadamente, que mientras presenciaba la explosión de la bomba en el desierto de los Álamos, pensó en un verso del texto hindú Bhagavad-Guitá:
"Si el esplendor de un millar de soles brillasen al unísono en el cielo, sería como el esplendor de la creación..."
Sin embargo, otro verso que recordó se le atravesó en la mente:
"Ahora me he convertido en La Muerte, Destructora de Mundos."
Aunque correctamente traducido, más dramáticamente tendría que haber dicho:
"Yo soy la muerte que todo lo consume, el verdadero destructor de los mundos"
Según su hermano, al momento exclamó simplemente: —It worked. (Funcionó)
A la par de todo esto, Enrico Fermi realizó un pequeño experimento en el búnker. Cuando las ondas del impacto alcanzaron el refugio, después de haber recorrido aproximadamente 30 kilómetros a lo largo del desierto, Fermi dejó caer pedazos de papel al suelo. La onda expansiva llevó esos pedazos a una enorme distancia, entonces Fermi hizo un cálculo aproximado. Se trataba de una explosión de 20 mil toneladas de TNT, cuatro veces más de lo que Hans Bethe había pronosticado. La era atómica había comenzado.
Puede uno adentrase en los avatares académico-administrativos por los que transcurrió la vida de Oppie, sin embargo, fuera del ámbito científico fue más conocido en su papel como consejero político, y es ahí donde Oppenheimer se ganó muchos enemigos. El FBI dirigido por J. Edgar Hoover y azuzado por una administración encarnizadamente anticomunista (nada más baste recordar al senador Joseph Mcarty), había estado siguiendo sus actividades desde antes de la guerra; cuando mostró simpatías comunistas como profesor radical, además de oponerse rotundamente a la creación de la bomba H.
Aquellos enemigos políticos y profesionales de Oppenheimer, secundados por  Edward Teller (físico y participante del Proyecto Manhattan y a la larga creador de la Bomba H y del Proyecto Guerra de las Galaxias, apoyado por la administración de Reagan), fueron quienes formularon la acusación (que impulsó al presidente Eisenhower a revocar la credencial de seguridad de Oppenheimer), mostrando pruebas incriminatorias sobre vínculos comunistas. Estas pruebas se fundamentaban en una relación, a principios de 1936, cuando Oppie se enamoró con la pasión de un adolescente de la psicóloga Jean Tatlock; una mujer fuera de lo común, de pelo oscuro y ojos verdes, miembro activo del Partido Comunista de Estados Unidos; una militante contra la voluntad de su padre, un reconocido profesor de Berkeley, conservador y anticomunista de profesión.
Para quien quiera seguir más a fondo los circunstancias de esta relación, a largo plazo catastrófica para los intereses y la salud de Oppie, el que suscribe les recomienda una serie de artículos escritos por José María Pérez Gay, aparecidos en la Jornada en 2004, cuando se festejaron los 100 años del natalicio de Oppie. No obstante, fue tal vez la arrogancia intelectual de Oppenheimer lo que enfermaba a muchos; no lo soportaban, les resultaban fastidiosas sus constantes citas eruditas, sus referencias secretas, sus lecturas escogidas (aprendió el sánscrito para leer directamente el Bhagavad-Guitá). Quien no participaba de su pasión intelectual era lanzado fuera del camino, y, en la academia, la arrogancia y la falta de humildad en muchas ocasiones no se perdonan pues, a fin de cuentas, como en cualquier grupo social, los científicos también están sometidos a una constante competencia personal o de grupo, intencional o incidental, razonada o a la ligera, y pueden ser victimas de sus pasiones.
Vale la pena preguntarse porqué, un hombre como Julius Robert Oppenheimer, sobresalía como el símbolo central de que lo que podría haber sido el acontecimiento individual más importante del siglo XX. Alto, guapo, inteligente, compasivo y desprendido, Oppenheimer nunca pudo decidirse por una identidad—dice un ganador del Pulitzer—y es esta ambigüedad materia prima para la creación del mito. Al igual que Thomas Jefferson o Arthur Rimbaud, quienes tuvieron y traficaron con esclavos, Oppenheimer tuvo su Hiroshima. Los estadounidenses siguen debatiendo sobre la crucial decisión de soltar la bomba, y se mantiene vivo el incómodo y problemático legado.
Una vida, donde la cultura y la ciencia convergen en decisiones que supuestamente parecen llevar a la barbarie, pero que lo único que intentan—en palabras del propio Oppie--, es justificar porque "un científico tiene la libertad, y debe tomársela, de plantear cualquier cuestión, de dudar de cualquier afirmación, de buscar cualquier evidencia, de corregir errores", siempre valdrá la pena ser revisada.
Controversias aparte, es importante seguir hablando de Oppenheimer para comprender lo que ocurrió y en que medida su visión del mundo cambió al mundo. En 1931 Oppie escribió lo siguiente a su hermano Frank: "Pienso que este mundo en el que habré de vivir los próximos treinta años va a ser un lugar muy agitado y tormentoso; no creo que llegue a haber un término medio entre formar parte de él y no hacerlo". Vaya que tuvo razón.

Desde las faldas del Ajusco Medio.

Óscar Zamora Arévalo
.

Permalink ~ Comentar | Referencias (0)
Etiquetas:

El Poder de la Censura

Por Leonel Puente - 8 de Junio, 2010, 15:57, Categoría: Sofías y Sofíos

La censura libera otras formas de comunicación y de pensamiento, lo que ejerce una influencia subterránea, incluso inconsciente.

La influencia social inconsciente.

Sergei Moscovici/Gabriel Mugny/Juan Antonio Pérez (Eds.) (1)

Introducción.

Es sabido que, durante siglos, quizá desde que la humanidad se autonombra humanidad, la posibilidad de ejercer influencia y cambio social estuvo supeditada a las clases o grupos en el poder. Todo cambio venía "desde arriba", toda ley o norma debía estar primero legitimada por los intereses de las cúpulas de la sociedad. Este tipo de relaciones asimétricas, en donde unos pocos ordenan y todos los demás deben obedecer, siempre fue, e incluso continúa siendo en muchos casos, la dinámica de la convivencia humana en casi todos los territorios del planeta. Sin embargo, tarde o temprano dicha dinámica imperante entra en crisis porque sus paradigmas resultan insuficientes o ineficaces. Es en estos periodos, en "esos extraños intermedios que a veces se insertan en el curso histórico, cuando no sólo los últimos historiadores sino los actores y testigos, las propias personas vivas, se dan cuenta de que hay en el tiempo un interregno enteramente determinado por cosas que ya no existen y por cosas que aún no existen. En la historia, esos interregnos han dejado ver más de una vez que pueden contener el momento de la verdad" (2).

Es entonces cuando los que no alzaban la voz sienten ganas de hablar o los desposeídos demandan un sitio propio en donde pisar firme.

Las clases en el poder instituyen mecanismos de control, mayor o menormente represivos para mantener el equilibrio social, pero siempre surge algún individuo o grupo que no acaba por adaptarse satisfactoriamente. Ese individuo o grupo, distinto al resto, se convierte en un peligro que es necesario erradicar, aislar, expulsar, desacreditar o eliminar. Aparentemente, una vez "solucionado el problema", las cosas vuelven a su curso normal; no obstante, algo se resquebraja en el orden general, una impronta queda marcada en la memoria colectiva. El disidente, aunque sea en una ínfima parte, ha modificado la estructura social. A nivel público y consciente, puede no existir, incluso puede ya no estar presente físicamente, más a nivel privado e inconsciente ejerce una influencia indirecta probablemente más fuerte y profunda de lo que se puede sospechar o calcular en primera instancia.

II. Diferencias entre influencia mayoritaria y minoritaria.

Las mayorías influyen más a nivel público. Las minorías influyen más a nivel privado. Las concepciones mayoritarias buscan el control, la conformidad, la estabilidad y la convergencia. Las concepciones minoritarias tienden a la disidencia, hacia la búsqueda de soluciones nuevas, a generar conflictos y a la divergencia.

Las concepciones mayoritarias no cruzan generalmente por un proceso de crítica profunda, producen una aceptación gregaria y superficial. Las concepciones minoritarias implican mayor compromiso y un proceso de reajuste interior intenso, pues los costos sociales son directamente proporcionales a la distancia en que se coloca el grupo disidente con respecto a las normas oficiales.

El mecanismo principal para aceptar un concepto por parte de una mayoría es la comparación, por ejemplo: "... el 90% de los votantes eligió al partido XXX, deben tener la razón porque son muchos...yo también voy a votar por el partido XXX…". Por su parte, una minoría se centra en un mecanismo de validación y desencadena una serie de procesos cognitivos mediante los cuáles analiza varios argumentos y contra argumentos, por ejemplo: "... la Constitución dice que todos los ciudadanos tenemos iguales derechos... yo soy ciudadano... ¿entonces por qué me dejaron entrar a la escuela por ser zurdo... ¿es ilegal ser zurdo?... preguntaré a filósofos, médicos e incluso maestros si en alguna parte de la Constitución se dice algo contra los zurdos..."

En el proceso de la influencia mayoritaria la atención se centra en los otros miembros del grupo: unos y otros se comparan y se uniforman lo mejor posible; el contenido de los mensajes que se intercambian no importa, lo que interesa es mantener el equilibrio y el consenso general. En el proceso de la influencia minoritaria, la atención se concentra en la tarea o el estímulo: unos y otros se cuestionan la validez de su postura; los mensajes que se intercambian deben contener un mínimo de razón aunque choquen con lo establecido (y, de hecho, generalmente así ocurre).

Una minoría carece, en su origen, de poder público, manifiesto, directo y consciente, pero si su comportamiento es coherente y consistente va adquiriendo la capacidad de influir y cambiar los tejidos de la interacción social. Cuando una minoría se ha vuelto activa y visible, cuando sus conceptos y objetivos gozan de cierta aceptación y credibilidad, la sociedad necesita reestructurarse y generar nuevos pactos de convivencia.

Y aún se puede decir más sobre la capacidad de influencia de las minorías activas: en el periodo intermedio entre su origen sin poder ni aceptación y el punto de su visibilidad interactiva, es decir, en el transcurso de su trayectoria, van horadando la psique de los individuos y ejercen una fuerza latente que se traduce, tarde o temprano, en la capacidad de transformar los conceptos y la conducta de los demás. Las minorías activas crean un conflicto interno sin que necesariamente las personas o la sociedad en conjunto sean conscientes de dicho conflicto. Así como toda semilla tiene vida latente, las minorías activas poseen la capacidad de provocar cambios y conversiones de diversas magnitudes aunque no existan indicios manifiestos de su influencia.

Las élites saben muy bien que, en algún momento, tendrán que pactar con los intereses o necesidades de los grupos demandantes, pero retrasarán al máximo ese momento y buscarán siempre la manera de ceder lo menos posible. Una de sus artimañas más antiguas y recurrentes es la de incorporar, a sus propios argumentos anquilosados, los argumentos emergentes como si fuese suyos. Y en realidad nunca "pactan", sino que "negocian", es decir, aplican y seguirán aplicando maquillaje acomodaticio y consensual a lo largo de los siglos. En el caso de este posmodernista siglo XXI, cosmética light* para la política, la moral y las finanzas mundiales del actual mundo globalizado.

III. La Conversión.

¿Cómo es que una persona cambia de opinión? ¿Cómo es qué alguien modifica su comportamiento habitual por otro que le resultaba inaceptable? ¿Por qué un ortodoxo de pronto agrega las palabras "diversidad" y "pluralidad" a su diccionario o un fundamentalista debe, contra su voluntad, tolerar la tolerancia?

"A todos nos sucede que llegamos a cambiar de opiniones y de comportamientos por vías sombrías, que escapan a la razón. El fenómeno de conversión se refiere a todos aquellos cambios que, una vez acontecidos, uno sólo se percata de ellos posteriormente, después de haber sido influido. Un ejemplo de esto lo encontramos en lo que los psicopatólogos denominan criptomnesia. En ese estado, el individuo olvida el origen de una idea, aún cuando sigue recordando su contenido. Piensa que ha nacido de su propio cerebro aquella idea que, empero, le había sido sugerida por alguna otra persona o la había encontrado en algún libro. En otras palabras se copia de manera involuntaria y se hace propio algo que pertenece a otro. El robo de ideas constituye aquí la propiedad" (3). La conversión es una forma de influencia indirecta mediante la cual las personas aceptan cierto mensaje aunque públicamente actúen de forma contraria. La conversión constituye un sutil proceso de modificación cognitiva o perceptiva por el cual las personas continúan dando sus respuestas usuales mientras que, implícitamente, adoptan los puntos de vista o las respuestas del otro (4).

IV. El poder de la censura.

Para no ser quemado en la hoguera, Galileo Galilei tuvo que retractarse ante sus jueces. Su famosa frase eppur si mouve (y sin embargo se mueve…) ilustra muy bien lo paradójica que puede ser la censura: niega la posibilidad de mostrar o plantear una visión nueva del mundo, pero, para un grupo activo (en este caso la comunidad científica) este hecho provoca una radicalización en el interior de sus miembros. Tarde o temprano, la coherencia de los conceptos negados mediante principios de autoridad, ajenos a la lógica, resurgen para ser tomados en cuenta. Además, mientras tanto, como ya decía en la introducción de este trabajo, una impronta queda marcada en la memoria colectiva.

Alguien que, como Galileo, es capaz de arriesgarse tanto para defender una postura, provoca por lo menos el inicio de una acción reflexiva en algunos cuantos. Alguien irreductible, como Alexander Solschenizyn o como Ernesto Guevara, grupos valerosos como el ejército sandinista de Nicaragua o el EZLN de Chiapas, los estudiantes de Mayo del 68 en Francia o los de Octubre del mismo año en México, dejan claro el mensaje de ¡Ya basta! aunque terminen derrotados. 

Desde el mítico Prometeo hasta Giordano Bruno, muy pocos antes de Galileo y Lutero salvaron la vida con sólo retractarse o defender impecablemente sus ideas. La censura tenía el poder de convertir en héroes o mártires a quienes atacaba. Sin embargo, en los días actuales,  ocurre algo muy curioso, o más bien preocupante: las románticas aventuras en pos del conocimiento, la justicia y la igualdad, ya no existen más que en los libros de Historia (que a casi nadie le interesa leer), en las novelas antiguas (transformadas en Best Sellers) y en los escasísimos estudios científicos que no están avocados al mejoramiento del armamento o del entretenimiento.

A Solshenizyn le otorgaron el Premio Nobel en 1970, más por su trayectoria de vida a favor de los presos políticos que por sus dotes literarias; pero aún existe una razón de más peso: el bloque capitalista utilizó su obra para desacreditar al gobierno soviético, no tanto para honrarlo a él. Existen trofeos que aniquilan el espíritu creativo; hay medallas que aniquilan al valiente guerrero.

Actualmente, las playeras con la efigie del Che son un producto de consumo de alta demanda aunque el precio que se paga por ellas no incluye necesariamente un gramito de dignidad para quien la porta. Al EZLN le han dejado tan sólo una autonomía local, allá en la selva lacandona. ¿Todos somos Marcos todavía? ¿2 de Octubre no se olvida si cae en Domingo y hay partido de fútbol?

Con los numerosos y desaforados medios de comunicación, la censura ha cambiado de rostro: además de paradójica, también es cínica y contradictoria, ahora se puede hacer y decir casi todo lo que se desee (no recuerdo el nombre del escritor que dijo que ya no era emocionante redactar nada pues, aunque fuese literalmente herético, nadie te excomulgaría de manera decente). Puede uno hablar, incluso gritar, marchar, manifestarse u obsesionarse buscando un cambio con tintes revolucionarios. Y no pasa nada.

Al inicio del siglo XXI, vivimos en "una aldea global que cabe toda en internet" (5) y por todos lados nos vemos atacados por Mc Noticias e Infoentretenimiento. "Los grandes grupos mediáticos tienen mucho en común: todos defienden una agenda conservadora en lo moral, neoliberal en lo económico, y mercantilizan y santifican el rating. La creatividad y la credibilidad no son valores para ellos. Por lo contrario, han infantilizado a las audiencias regionales y han sobreexpuesto sus intereses, poniendo en riesgo su credibilidad" (6).

En los tiempos de la Enciclopedia y la Ilustración, se soñaba con recopilar un acervo cultural que abarcara todo el conocimiento humano, considerándolo como un tesoro y un oasis en el inmenso desierto de la ignorancia; ahora sólo vale la pena aquello que se considera popular. Jimmy Wales, el creador de Wikipedia ha llegado a declarar "si no está en Google, no existe". Wikipedia (en 2007) ocupó el lugar #17 de los sitios más buscados en internet; la Enciclopedia Británica, con sus cien Premios Nobel y sus 4 000 expertos sólo llegó a la posición 5 128 (7), lo cual refleja la gran confusión que existe entre conocimiento y popularidad, entendida esta última como "notabilidad", como "inteligencia de la multitud", de esa masa inconsciente, amaestrable y ataráxica en que ha devenido la humanidad.

Los mecanismos de la censura consistían, principalmente, en hacer callar a puño limpio o a punta de clavos en una cruz; en destruir bibliotecas enteras o derrumbar los ídolos de los pueblos vencidos; en ocultar códices para borrar la historia ancestral y la identidad de alguna una raza. A veces todavía son usadas esas viejas técnicas, pero ya no son tan "populares", ahora es más eficaz saturar de información a quien pide datos, programar las manifestaciones e incluso incitarlas, crear héroes fugaces o autárquicos, permitir que 2 x 2 sean 5, o 4, o 3, o mil, según el cliente apático o revoltoso de que se trate. La censura se ha convertido en permisibilidad paternalista. Ya no es tan sanguinaria, pero es más terrible que nunca.

V. Epílogo.

En su libro Apocalípticos e integrados, Umberto Eco habla acerca de aquellos que ya no le encuentran salvación a la humanidad por ninguna vía y, también, de aquellos que creen que la catastofre se puede evitar. Me pregunto: ¿En qué momento un ser humano, una sociedad, una raza completa o la humanidad que habita un planeta debe actuar o reaccionar? ¿Cuánto hay que esperar? ¿Es cómo un dolor de muelas que sólo se atiende cuando es insoportable y mientras tanto se usan paliativos para olvidar el problema?

A muchos ya les llegó "el agua a los aparejos", a otros les está llegando. A los demás parece no importarnos. Será interesante saber de que está hecho cada quien cuando le llegue su turno.

La palabra "Revolución" está cada vez más devaluada, de hecho es probable que solo exista como un concepto teórico y jamás se haya dado tal cosa en época ni país alguno. A lo más, desde que la civilización se nombra Civilización, han existido revueltas y más revueltas desesperadas por todas partes con banderas de distintos colores. Civilización es una palabra que corre paralela con esclavitud.

En todo caso, las condiciones necesarias para que una minoría  pueda ejercer influencia quedan invariadas: hay que existir y ser activo. (8)

Bibliografía.

(1)        La influencia social inconsciente, Sergei Moscovici, Gabriel Mugny y Juan Antonio Pérez (Eds.). Prólogo, págs. 11-23, editorial Anthropos, Barcelona, 1991.

(2)        Entre el pasado y el futuro: Ocho ejercicios sobre la reflexión política, Hannah Arendt, Prefacio: La brecha entre el pasado y el futuro, págs. 9-21, Editorial Península, Barcelona, 1996.

(3)        La influencia social inconsciente, Sergei Moscovici, Gabriel Mugny y Juan Antonio Pérez (Eds.). Prólogo, Págs. 11-23, Editorial Anthropos, Barcelona, 1991.

(4)        La influencia social inconsciente, Sergei Moscovici, Gabriel Mugny y Juan Antonio Pérez (Eds), Capítulo 11: Poder, conversión y cambio social, por Tomás Ibáñez, págs. 263-285, Editorial Anthropos, Barcelona, 1991.

(5)        Aldea Global. Álvaro Avitia. (Canción no tan popular)

(6)        Concentración mediática y lavado de cerebros en América Latina. Entre telenovelas, "Mc Noticias" e "Infoentretenimiento", por Jenaro Villamil, Le Monde Diplomatique, México, E.U. y Centroamérica, No. 9, Págs. 6-10, Mayo 2009.

(7)        Wikipedia o el fin del expertise (Cambios en la cultura de masas), por Mathieu O´Neil, Le Monde Diplomatique, México, EU y Centroamérica, No. 8, Págs. 33-35, Abril 2009.

(8)        Psicología de las minorías activas, Sergei Moscovici, Primera parte, pág. 121, Editorial Morata, Barcelona, 1996.

* Cosmética light es un término acuñado por el economista  Laurent Cordonnier.

Permalink ~ Comentar | Referencias (0)
Etiquetas:

¿Por què?

Por Marco Antonio Bonaparte Madrigal - 6 de Junio, 2010, 21:32, Categoría: Verso y Reverso

¿Por qué si quiero olvidarte, te recuerdo a diario?

¿Por qué si no quiero mirarte, sólo puedo ver tu rostro en lo que observo?

¿Por qué cuando respiro, siento que me ahogo si no estas a mi lado?

¿Por qué si digo que te amo, te guardo cada día en el olvido?

Permalink ~ Comentarios (8) ~ Comentar | Referencias (0)
Etiquetas:

El Blog

Calendario

<<   Junio 2010  >>
LMMiJVSD
  1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30     
 
Proyecto Cultura Chobojos - Chobojos
 
 Proyecto Cultura Chobojos - Vida sin fin
 
Proyecto Cultura Chobojos – Fotografía 366
 
Proyecto Cultura Chobojos – El círculo azul
 
Proyecto Cultura Chobojos – La Jauría
 
Proyecto Cultura Chobojos – Toma Todo
 
Proyecto Cultura Chobojos - Chistes x Kilos
 
 

Archivos

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog