Mayo del 2012

Amanecer en Chapala

Por Guillermo Gómez-Icazbalceta - 22 de Mayo, 2012, 9:19, Categoría: Fotos, fotitos, fotazas.

Amanecer en Chapala. Guillermo Gómez-Icazbalceta,

Permalink ~ Comentarios (10) ~ Comentar | Referencias (0)
Etiquetas:

DATOS

Por Martin Bonfil Olivera - 22 de Mayo, 2012, 9:17, Categoría: Ojo de mosca

En la era de las computadoras y comunicación en que vivimos, parece fácil distinguir entre la realidad sólida del mundo físico y la realidad virtual del mundo de computadoras, internet y videojuegos.

Alguna vez, para distinguir entre hardware (aparatos) y software (programas), alguien afirmó que "hardware es lo que no se puede mandar por una línea telefónica". El software, en cambio, sólo son datos. Esta distinción sirve también para separar realidad virtual y mundo físico. El universo digital, a diferencia de la naturaleza—formada por materia, átomos—, consiste meramente en datos procesados por computadoras cada vez más rápidas y complejas.

Pero la frontera comienza a borrarse. Utilizamos las computadoras, los teléfonos inteligentes y demás dispositivos para realizar más y más tareas que antes hacíamos con objetos materiales como cuadernos, cintas magnetofónicas o cámaras fotográficas. Hoy hablar de correo, de un escrito, una pieza de música o una imagen ya no es referirse a un objeto material, sino a un archivo digital almacenado en un dispositivo electrónico, que puede ser enviado por internet. No pertenece ya al mundo de lo material, sino al de lo digital: al ciberespacio.

Y la transformación va más allá: si antes dependíamos de ayudas externas para aumentar o reforzar nuestras capacidades (por ejemplo, libros y libretas para aumentar nuestra memoria), hoy nos vamos haciendo cada vez más dependientes de nuestros aparatos digitales para esa misma tarea. Poca gente sabe ya hacer aritmética sin usar calculadora, y casi nadie recuerda números de teléfonos de amistades o parientes—muchas veces ni siquiera el propio—, pues confía en que están almacenados en su teléfono celular.

Hoy que podemos traer no sólo nuestra agenda y calendario, sino la enciclopedia completa, libros, fotos, música, películas y hasta la internet en la bolsa del pantalón, la distinción entre nuestro cuerpo físico—y nuestra memoria natural—y estas prótesis informáticas va desapareciendo. ¿Qué pasará cuando surjan los primeros implantes cerebrales que nos conecten directa y permanentemente a internet, y permitan unir distintos cerebros en una sola gran comunidad interconectada, con toda la información al alcance de sus mentes?

Puede sonar inquietante, pero hay que recordar que, en realidad, nunca hemos vivido en ese universo físico del que nos sentimos parte. Aunque nuestros cuerpos forman sin duda parte de él, nuestra mente tiene acceso a ese mundo físico sólo a través de la información que el cerebro recibe a través de los sentidos. En realidad, como dijera el biólogo Richard Dawkins, cada persona vive en una elaboradísima realidad virtual, creada por su cerebro a partir sólo de datos. Al final, quizá las cosas no estén cambiando tanto.

*¿Cómo ves? Revista de divulgación de la ciencia de la Universidad Nacional Autónoma de México. Año 14, No. 158. Página #7. Enero de 2012.

*Martín Bonfil Olivera mbonfil@unam.mx es colaborador permanente de ¿Cómo ves? Revista de Divulgación de la Ciencia de la Universidad Nacional de México. Amablemente ha autorizado a El Círculo Azul la publicación de éstas cápsulas de filosofía de la ciencia, que esperamos les resulten útiles y aplicables en su realidad cotidiana.

Permalink ~ Comentar | Referencias (0)
Etiquetas:

Sonrisas inocentes

Por Jegomros Mixtli - 21 de Mayo, 2012, 19:25, Categoría: Arte Escondido

Título: Sonrisas inocentes (De la serie: Personas, guiar la vista hacia la creación). Autor: Jegomros Mixtli. Técnica: Digital, sepia. Lugar: Tlacotepec, Puebla.

Permalink ~ Comentarios (7) ~ Comentar | Referencias (0)
Etiquetas:

Callejón oscuro

Por Jessica Gómez Rosas - 18 de Mayo, 2012, 9:29, Categoría: Prosa Poética

La luz quieta pasa por encima de las paredes de este viejo callejón. En el piso escurre un breve llanto, a través de las grietas y de los desniveles; la memoria de este sitio aún le canta a los que secaron el nombre de los canales y de los lagos. Aquí, escondidos, corren los años entre las venas del silencioso Xochimilco.

Todo lo veo desde la entrada. Apenas cruzo el umbral de este callejón y caigo sorpresivamente en el fondo de la coladera, que duerme en este suelo afligido.

Estoy en un mundo que permite el transcurrir de un pequeño haz de luz, atorado entre las rendijas de la puerta, que está por encima de mi cabeza. Mis pies pisan la negrura del fango perfumado.

Camino… Los pasos ―de mis extremidades― hacen la estridencia de todos los altavoces del mundo. Al fondo hay otra luz. Aquí todo está oscuro.

A la mitad del transcurso, justo en la conjunción del comienzo y del final, tropiezo con la esquina de un peldaño que me invita; subo por cada uno de los rectángulos que construyen las respuestas que buscaba antes de llegar aquí.

Llego al final de las escaleras y otro haz de luz sale por las rendijas de esa puerta; se iluminan el marco de mi salida. Esta vez, es tenue el grito refulgente del llamado.

Con toda la voluntad de mis dedos, tomo la manija que abre el aterrizaje hacia el mismo lugar del comienzo.

Estoy al final del callejón que llora grietas, puertas, coladeras, puentes sobre los canales de lirios viejos; faroles que llueven sobre mi cráneo y que abrazan a mis sienes mancilladas.

Siento la frente despejada. Mi cuerpo está lleno del fango cual cicatrices subterráneas.

Mis sentidos digieren la opacidad tan espesa del viento y hago equilibrio con el farol que está afuera de la puerta de mi casa.

II

Despierto. Ya es de día. Me encuentran tendida por encima de una gran grieta del piso. Alrededor de mí hay un círculo de personas, con la cabeza agachada, que observan la simulación de mi cadáver.

Cuando abro los ojos, surge, de nuevo, la blancura que nadie ve. Todos, huelen la oscuridad de mi cuerpo. Quiero hablarles y sólo logro que tintinee el blanco y negro cuando abro y cierro los ojos. Nadie establece comunicación conmigo.

Bailan, todos bailan al mismo ritmo del tintineo sin darse cuenta. No pretendo marcar un ritmo, pero me gusta la armonía.  

Permalink ~ Comentar | Referencias (0)
Etiquetas:

Un pulque pal´ Gran Hermano

Por Leonel Puente Colin - 10 de Mayo, 2012, 16:06, Categoría: Acertijos, Adivinanzas y Trivias

Pulquería La Flor Pura. Tacubaya. 1884.

¿Puedes mencionar un par de sinónimos con los que también se puede nombrar al famoso pulque mexicano?

La persona que conteste correctamente esta pregunta ganará el libro "1984", de George Orwell. En esta excepcional obra, aparece el ahora famosísimo Big Brother (Gran Hermano); pero no se trata de un simple juego morboso, como muchos pudieran creer, sino de la terrible materialización de un símbolo de control social totalitario en donde ningún ser humano escapa a la vigilancia de su conducta y, lo peor y verdaderamente maquiavélico, tampoco nadie se libra de la Policía del Pensamiento.

Mucha suerte a todos.

Permalink ~ Comentarios (7) ~ Comentar | Referencias (0)
Etiquetas:

Artículos anteriores en Mayo del 2012

El Blog

Calendario

<<   Mayo 2012  >>
LMMiJVSD
  1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31    
 
Proyecto Cultura Chobojos - Chobojos
 
 Proyecto Cultura Chobojos - Vida sin fin
 
Proyecto Cultura Chobojos – Fotografía 366
 
Proyecto Cultura Chobojos – El círculo azul
 
Proyecto Cultura Chobojos – La Jauría
 
Proyecto Cultura Chobojos – Toma Todo
 
Proyecto Cultura Chobojos - Chistes x Kilos
 
 

Archivos

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog