1 de Febrero, 2018

¡Enfócate!

Por Leonel Puente - 1 de Febrero, 2018, 18:02, Categoría: La Zona Azul

El plan era muy simple:

1.- Levantarme y tomar un vaso de agua simple en ayunas.

2.- Empacar los libros que tenía que envíar por mensajería express.

3.- Desayunar bien.

4.- Meter 40 libros en dos bolsas de mandado e irme rumbo al Tianguis Sobre Ruedas de los jueves de la Unidad Habitacional IMSS Santa Fé.

5.- Pasar a la papelería de Samara para ver si vendíó algún libro y/o cambiarle unos 4 o 5.

6.- "Tender" los libros en el pedazo de puesto que me otorgó el camarada Gabriel.

7.- Atender a los posibles clientes de 9.30 am hasta las 15.30 horas.

8.- Almorzar algo sano, alrededor del mediodía, hasta donde sea posible "comer sano" en la calle.

9.- Regresar a la casa a comer a las 16 horas.

10.-Revisar mi e-shop por si se había vendido algún otro libro en internet o publicar algunos cuantos libros más en la cuenta.

11.- Ir con Paulina para imprimir las etiquetas de envío.

12.- Ir a dejar los paquetes al correo express (6pm).

13.- Ir a jugar ajedrez con los cuates.

14.- Regresar a casa antes de las 23 horas y, si se pudiera antes, para no desvelarme.

15.- No tomar Coca-Cola en todo el día por ningún motivo.

16.- Ir a la cama antes de la medianoche (nada de andar facebookeando a costa del bendito sueño y ni del necesario descanso).

Obviamente, hay varios pasos intermedios que no especifíco porque, de 16 puntos, pasaría a 37 o más de 50; sin embargo, es obvio que en algún momento debo bañarme o ir a orinar o subirme a un camión o a un taxi o mentarle su madre al salvaje imperialismo yanqui y sus ventajosas políticas neoliberales.

El asunto es que, a un chimpancé bipolar, como yo, no se le puede--ni debe--disciplinar al extremo ni dejarle un rango amplio de flexibilidad, porque si no todo se vuelve un caos.

A mediodía, todo estuvo apunto de irse al desastre: me acordé que iba a tener efecto la Comida Anual de Mayita. Ahí trabajo desde hace casi once años, aunque ya solo voy los sábados desde hace dos, por un problema grave de insomnio que se recrudeció hace tres. Me encanta trabajar en las bodas elegantes, pero ya no debo desvelarme seguido.

En este año no iba a haber comida sino "bruch", almuerzo, y más sencillo y rápido de lo normal porque allá por septiembre hubo un corto circuito en las nuevas instalacíones y se dañó una parte del edificio donde están las oficinas. Se gastaron una buena lana en la reparación y, no obstante, no suspendieron este evento para los empleados.

Mi amigo Gabriel me vio inquieto y me preguntó porqué. Le dije que "me latía" que me podía sacar algo en la rifa de regalos que nos dan. -"Pues ve, yo aquí te cuido los libros, nomás no te tardes más de las 4 (pm)". -"¿Neta?. -"Pues sí, ¿cuál es el problema?, corre, ya no la pienses".

Y sí, me encaminé rumbo al Casino del Bosque, PERO se me ocurrió pasar al cibercafé de Paulina a imprimir las etiquetas de la mensajería express y luego fui a mi casa por los libros. Los puntos 11 y 12, preprogramados para la tarde, los podría adelantar ya que cerca del Casino hay una sucursal de mensajería. "¿Por qué no aprovechar mejor el tiempo?"

Al llegar al Casino, desdes la entrada se oían los gritos de exclamación de mis compañeros de trabajo y me apuré a llegar hasta el salón de eventos. -"¿Dónde andabas, cabrón, me dice uno de mis mejores amigos de ahí? Hace como 10 minutos te ganaste una tablet,  pero como no estabas, la volvieron a rifar". Y ya nada podía hacer, así es la regla: si no va uno a la fiesta de la empresa, a menos que se encuentre uno en servicio, el premio se vuelve a sortear entre los presentes.

Hace unos años, no le quitaba la vista a una de las bicicletas, en otra ocasión, me hubiera gustado la pantalla de TV. Pero no me las saqué. En esta ocasión, la verdad es que sí necesitaba esa tableta para traer un dispositivo móvil en donde contestar preguntas de mi e-shop en cualquier lugar. Ya estaba yo pensando en ahorrar para una porque mi celular es muy arcaico y no sirve para la aplicación de la plataforma de ventas.

Me dieron como 20 mil zapes y me dijeron como 37 mil 348 veces "¡Como eres güey!". Yo me dije a mi mismo otras 17 veces lo mismo, lo cual suman 37 mil 365 veces de como soy güey.

¡Por no enfocarme otra vez, otra vez los resultados no fueron buenos! ¿A qué encimar cosas? O de plano no va uno a donde no había planeado ir o se agarra uno un taxi y se dirije directo a su destino.

****

El barandal de la escalera.

Permalink ~ Comentar | Referencias (0)
Etiquetas:

El Blog

Calendario

<<   Febrero 2018    
LMMiJVSD
      1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28     
 
Proyecto Cultura Chobojos - Chobojos
 
 Proyecto Cultura Chobojos - Vida sin fin
 
Proyecto Cultura Chobojos – Fotografía 366
 
Proyecto Cultura Chobojos – El círculo azul
 
Proyecto Cultura Chobojos – La Jauría
 
Proyecto Cultura Chobojos – Toma Todo
 
Proyecto Cultura Chobojos - Chistes x Kilos
 
 

Archivos

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog