SABER

Por Leonel Puente - 4 de Febrero, 2018, 5:43, Categoría: La Zona Azul

Decía el más grande poeta mexicano: "Nada me han enseñado los años, siempre caigo en los mismos errores". Y así era hasta antes de haber dejado el alcohol hace tres años. Ahora, aunque sigo admirando a José Alfredro Jiménez, he tratado de ya no tropezarme con las mismas piedras de siempre, cosa que es casi imposible, dada mi oceánica necedad.

Voy al club de ajedrez con frecuencia casi religiosa, pero no es tanto para jugar ni ver jugar ni aprender más de lo que ya no aprenderé. Simplemente es que, ahí dentro, no se puede ni tomar ni fumar. Y si de algo anduve escapando durante lustros fue del tabaco y del alcohol.

Los mejores partidos son aquellos que juego con algún maleta igual que yo. Ahí sí me concentro. Con alguien que de verdad sabe jugar no tengo nada que hacer, con algún novato no tengo mucho que darle a no sea que servirle de compañero de entrenamiento mientras adquiere mayores habilidades.

No es bueno etiquetar a las personas, pero ahí abundan los chimpancés bipolares, los orangutanes obsesivos, los macacos neuróticos, los mandriles sociópatas y toda una gama de primates desquiciados. Primates con cromosomas XX casi no hay y, las que asisten, no están menos locas. Y casi ninguna juega bien, pero yo las evito por sistema porque también, otro asunto del que comencé a escapar hace algunos años, fue de esos organismos con cabellos demasiado peinados, ideas incomprensibles y hormonas variables.

Mis congéneres con cromosomas XY a veces son insufribles, pero los puedo entender un poco mejor y a varios hasta los puedo escuchar durante un buen rato o me escuchan sin asombrarse demasiado, platique lo que platique. Para mí (y también creo que para varios otros), las partidas de ajedrez solo son un pretexto. Además, por el precio de un café, a veces acompañado de una rebanada de pastel o alguna ensalada acompañada de una limonada, puedo pasarme horas y horas dentro de esa cápsula de seguridad. ¿Cuánto me gasté en psicólogos y psiquiatras nomás para que me escucharan o medicaran? Y peor aún: ¿cuántos malditos médicos me tomaron la presión, la temperatura, me trataron de localizar en el cuerpo el origen de mis dolores y me dieron millones de diagnósticos "tentativos"? Por lo menos, los psicólogos y los psiquiatras me escuchaban con mayor atención y quizá, hasta con cierto interés.

Por el momento, hay algo que no dejaré de hacer por las mañanas: tomarme mi vaso de agua en ayunas. Como soy sumamente ideático y obsesivo, veré qué sucede en un año de realizar esta primera acción al amanecer. 

****

PODER

ATREVERSE

CALLAR

Permalink ~ Comentar | Referencias (0)
Etiquetas:

El Blog

Calendario

<<   Febrero 2018    
LMMiJVSD
      1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28     
 
Proyecto Cultura Chobojos - Chobojos
 
 Proyecto Cultura Chobojos - Vida sin fin
 
Proyecto Cultura Chobojos – Fotografía 366
 
Proyecto Cultura Chobojos – El círculo azul
 
Proyecto Cultura Chobojos – La Jauría
 
Proyecto Cultura Chobojos – Toma Todo
 
Proyecto Cultura Chobojos - Chistes x Kilos
 
 

Archivos

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog