26 de Febrero, 2018

Dinero

Por Leonel Puente - 26 de Febrero, 2018, 8:44, Categoría: La Zona Azul

¿Cuánto tiempo podrías sobrevivir sin trabajar si hoy perdieras el empleo?. Eso pregunta R. Kiyosaki en una parte de su best seller Padre rico, padre pobre. Hace unos 20 años, no hubiese sabido qué responder. Hace 9 años, cuando la influenza amenazó la Ciudad de México tuve el primer enfrentamiento serio con una situación así. Muchísimos eventos se cancelaron y la gente dudaba mucho en salir a la calle si no era necesario. Los noticieros informátivos no ayudaban mucho y las redes sociales servían más para desorientar que para dar datos efectivos: lo mismo recibías la opinión de un científico ilustrado tratando de explicar las características de la enfermedad que la opinión de algún iluminado que proclamaba el Fin del Mundo. Entonces me salí a la calle a vender...¡qué digo vender, si fue rematar!...mis libros.

En los locales de reciclaje me los pagaban a 1 peso el kilo. En Donceles me daban un peso por libro. En la calle los daba a 10, 20, 30, máximo 50 cada uno. Y en casi todos los casos estoy hablando de que eran libros que valían más de 100 cada uno cuando los compré (ya fuesen nuevos o usados). Pero durante el mes más crítico de la epidemia de influenza, sobreviví vendiendo libros en la calle. Y lo peor, para mí, en aquellos días, no era la influenza en sí, sino precisamente mi vergüenza de estar vendiendo en la calle sin licencia, cosa que todavía no sé si es un delito (aunque, si lo es, la cuarta parte de la población mexicana tendría que estar detenida, pagando una multa o encarcelada).

Hoy la situación es distinta, pero aún así es muy complicado dedicarse a lo que a uno más le gusta sin ser rico o ser un empleado fijo y registrado. Sigo trabajando los sábados en las bodas caras y me gusta mucho, pero la verdad es que mi máxima pasión, desde niño, han sido los libros. ¿Por qué no habría de tener un día una librería a pesar de que ya tengo 48 años?

Paul Gauguin se retiró de los negocios y de su vida pequeñoburguesa autocomplaciente a los 40 para dedicarse a pintar. La señora Heidemarie Schweimer, a los 52 años, se lanzó a la aventura de vivir sin dinero hasta el último de sus días y declaraba que había tomado la decisión correcta aunque no fue nada simple al principio. Bill Gates, después de haber sido el hombre más rico del mundo por un buen tiempo, a los 53 años decidió dejar de hacer tantísimo dinero y dedicarse junto con su esposa Belinda a labores filantrópicas. Juan Cervera nunca fue rico, pero desde que yo lo conocí (cuando él tenía ya 70 años), daba a César lo que era de César, pagaba su café express y su vida estaba consagrada a la poesía. Y aún ahora, a sus 84 años, continúa con su labor, con su misión literaria, allá en Sevilla, España, su tierra natal.

Cuando uno escucha la palabra ABUNDANCIA, inmediatamente uno piensa en dinero, pero también podría ser abundancia de salud, abundancia de paz, abundancia de amigos (verdaderos, no sólo de facebook), abundancia de alegría y en fin, existen muchos tipos de abundancia. El DINERO no es la abundacia absoluta y, en muchas ocasiones, incluso es contraproducente en un chimpancé bipolar como yo que, con 10 mil pesos en la bolsa, lo único que sabía hacer era comprar 3 cajas de whisky, 4 paquetes de cigarros y un costal de botanas. Y después de un rato, otra vez los bolsillos vacíos y con una cruda que parecían cinco.

Dinero. ¡Maldito dinero para quien no lo sabe usar!

Dinero. ¡Maldito dinero para quien lo necesita y no lo tiene!

Dinero. ¡Maldito dinero para quien no sabe ganar más que su sueldo y checar su tarjeta de empleado con inflexible periodicidad!

Dinero. ¡Poderoso caballero, diría un gran poeta!

¿Cómo sería yo con tanto dinero como Bill Gates o totalmente sin una cuenta bancaria como la señora Schweimer, pero dedicándome a algo que me guste y disfrute?

****

Bj 581

Permalink ~ Comentar | Referencias (0)

El Blog

Calendario

<<   Febrero 2018    
LMMiJVSD
      1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28     
 
Proyecto Cultura Chobojos - Chobojos
 
 Proyecto Cultura Chobojos - Vida sin fin
 
Proyecto Cultura Chobojos – Fotografía 366
 
Proyecto Cultura Chobojos – El círculo azul
 
Proyecto Cultura Chobojos – La Jauría
 
Proyecto Cultura Chobojos – Toma Todo
 
Proyecto Cultura Chobojos - Chistes x Kilos
 
 

Archivos

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog