Lecturas Creativas
Reseñas de libros.

Aprisionarte quisiera

Por Javier Adán Pérez Velasco - 10 de Junio, 2012, 23:07, Categoría: Lecturas Creativas

Aprisionarte quisiera, de Rafael Ramírez Heredia, es una aventura peculiar y prohibida, una historia común y cotidiana de una pareja con evidente diferencia de años, donde el amor, el deseo, el erotismo, el engaño y los desencuentros conviven de la mano, y en la que nos quedamos esperando el final feliz.

Alida y Pirro se conocen en un antro, en el que los acordes de "Quiero abrazarte tanto" conforman el marco ideal para la atracción mutua. La considerable diferencia de edades es posiblemente el hecho definitivo que persuade a los protagonistas a vivir una relación secreta que, como puede anticiparse, de ser descubierta tendría como desenlace un trago amargo para ambos o para todos.

Narrado en tiempos entrecruzados, Aprisionarte quisiera expone las desavenencias y encuentros ocasionados por este romance oculto y tórrido de una joven veinteañera y un hombre maduro, quien le lleva más de tres décadas de vida.

Un viaje desde nuestro país a Filipinas es la sentencia dada a la precoz y candente Alida luego de ser sorprendida por su familia.

Con esta novela corta, editada en 2003 por Minimalia, recorremos una pasional historia como las miles que hay en las calles y como las que, quizá en algún momento, quisimos o quisiéramos protagonizar; de esas que inician con una canción o ¿por qué no? con una breve estrofa.

Permalink ~ Comentarios (1) ~ Comentar | Referencias (0)
Etiquetas:

Señas particulares

Por Mariana Mejìa Elizalde - 15 de Enero, 2012, 16:32, Categoría: Lecturas Creativas

Es la crónica cruda y sublime de la muerte violenta en el D.F., de los muchos rostros anónimos que pueblan las morgues y las fosas comunes, y la de los ángeles del Servicio Médico Forense (SEMEFO) que les allanan el camino al cielo.

Señas particulares, de la escritora Josefina Estrada, nos describe con el lenguaje explícito, detallado y sin maquillaje del periodismo, la radiografía de los seres que viven y trabajan detrás de la sangre, las circunstancias crueles, las entrañas al descubierto y la putrefacción con las que a diario nos abofetean las publicaciones de nota roja.

La reconocida periodista se pasea por los hospitales, las delegaciones, los ministerios públicos y el SEMEFO, para hablar con los seres que animan las entrañas de ese desolado mundo: los reporteros de nota roja, los especialistas en medicina forense, las autoridades y los familiares de los muertos en accidentes de tráfico, asesinatos y suicidios.

Es así como ella describe a detalle las señas particulares de ese mundo descarnado que comienza con el hallazgo del cadáver, se desarrolla poco a poco con su levantamiento, transporte, llegada al SEMEFO, autopsia, análisis de laboratorio, y termina con el reconocimiento del cuerpo por parte de los familiares o su arribo a la fosa común.

Del mismo modo que nos quema la piel con el frío de las planchas en que yacen los cuerpos y agrede nuestro olfato con la pestilencia de un organismo en pleno estado de descomposición, esta obra, ganadora del Premio Salvador Novo de Crónica 2002, nos envuelve con la calidez y la infinita misericordia del técnico del SEMEFO que, cantando una canción, alivia el alma y rostro torturados de un cadáver.

Josefina Estrada, creadora de Virgen de medianoche, Desde que Dios amanece y Mujeres de Oriente, impregna nuestras almas con la intensa desolación, soledad y sorpresa que tiñe los espacios límite de la muerte violenta, invita a la reflexión en torno a la forma en que coexistimos, y deja en nuestro ser un inmenso apetito por seguir viviendo.

Referencia: Josefina Estrada, Señas particulares, México, Ed. De Bolsillo, 2008.


* Nuestros lectores nos interesan, escríbenos al correo mundochobojos@hotmail.com

Permalink ~ Comentarios (6) ~ Comentar | Referencias (0)
Etiquetas:

Cómo acercarse al cine

Por Sergio García Jiménez - 26 de Abril, 2011, 11:27, Categoría: Lecturas Creativas

Cómo acercarse al cine. Autor: Leonardo García Tsao.

Leonardo García Tsao es crítico de cine. En esta obra, escrita en un lenguaje sencillo aunque no coloquial, busca acercarnos al  llamado séptimo arte.

Este libro nos guía a conocer los aspectos relacionados con la fábrica de sueños, desde cómo se filma una película y todos los involucrados en ello (actores, director, guionista, etc.), hasta la manera en que se distribuye para ser exhibida en las salas de cine.

El autor también nos describe cuáles son los diferentes géneros cinematográficos y sus actores y directores más representativos, como el cine de comedia, el cine negro, el de horror, el western, el cine de misterio y el de ciencia ficción.

Del mismo modo, en el libro comenta las producciones y los directores más representativos por país, y presenta las fotografías de algunas películas consideradas de culto, como El ciudadano Kane de Orson Wells y Blade Runner de Ridley Scott. Esta parte del libro es fundamental para disponer de una filmografía básica.

No podía faltar un capítulo dedicado al cine mexicano y su desarrollo, así como una lista de películas filmadas en el país desde sus inicios hasta mediados de los años ochenta del siglo pasado, pues este libro fue editado en 1989.

Un capítulo interesante es el relacionado con el video, en el que el autor analiza sus pros y contras. En este sentido, una recomendación de García Tsao es acercarse al cine no sólo en las salas, sino también en casa.

Coeditado por el Consejo Nacional para la Cultura y las Artes y Editorial Limusa,  Cómo acercarse al cine es un libro que nos ayuda a acercarnos más a la llamada fábrica de sueños, y a iniciarse a quienes conocen poco del séptimo arte.

García Tsao trabajó en la Cineteca Nacional durante 13 años, programando ciclos de cine, y para la cadena de televisión por cable MVS ofreciendo cápsulas informativas sobre películas programadas en esa cadena de televisión.

* Corrección de estilo realizada por Mariana Mejía Elizalde.

* Corrección de estilo realizada por Mariana Mejía Elizalde.


Permalink ~ Comentar | Referencias (0)
Etiquetas:

Opiniones de un payaso

Por Leócrates - 13 de Febrero, 2011, 19:11, Categoría: Lecturas Creativas

Opiniones de un payaso.

Heinrich Böll (Colonia, 1917- Lagenbroich,1985).

Para el camarada Ezra Ailec, filósofo loco a quien poco a poco se le van borrando los recuerdos y, no obstante, gracias a las matemáticas y la pintura, conserva lúcidas sus ideas.

"Por felicidad, no alcanzo a entender nada que dure más de un segundo, puede que dos o tres como máximo"

En Opiniones de un payaso, Heinrich Böll nos traslada a la Alemania de los años sesentas del siglo XX y nos relata la cruda historia de Hans Schnier, un payaso talentoso y exitoso que, de pronto, pierde a su mujer, se lastima una rodilla y se queda sin contrato estable.

La novela comienza tiempo después de que Marie Derkum, quien fuera su mujer y fiel compañera durante algunos años, "por miedo metafísico" lo abandona para irse con un consejero católico (él y toda su familia son protestantes). Desde entonces, Hans se tira francamente a la bebida y comete varios errores en escena, el peor de los cuáles –para él y para cualquier payaso de calidad—es reírse de sus propios chistes en plena representación. Luego, para completar el patético cuadro, durante una función ante un grupo de muchachos en la ciudad de Bochum, se cae y se lastima la rodilla derecha mientras realiza una imitación de Chaplin. Los críticos de arte lo hacen trizas con sus comentarios en los periódicos y los empresarios le cancelan varios contratos.

De vuelta a Bonn, en su ahora mísero departamento, se lamenta recordando su última gira fallida: "Transcurridas tres semanas ya no había flores en mi habitación, a mediados del segundo mes se acabaron las habitaciones con baño, y al comenzar el tercer mes la distancia a la estación costó ya siete marcos, mientras que la paga quedó derretida a un tercio. Ya no más coñac, sino aguardiente de trigo, ya no music-halls, sino curiosos públicos que se reunían en oscuras salas, donde yo actuaba en un escenario pobremente iluminado...".

Nuestro protagonista busca entonces su agenda telefónica para hacer varias llamadas de auxilio a sus parientes, amigos y conocidos residentes en la ciudad. Su familia es rica, pero no le ayudan económicamente porque sus escrúpulos burgueses les impiden aceptar que su dinero sea derrochado por un payaso, por un "cómico" que no tiene la menor idea de lo que es la administración de los recursos monetarios. Algunos de sus amigos lo apoyan un poco, pero la mayoría también cruzan por severas crisis. Cada día que pasa se va poniendo más difícil su situación y su representante artístico, Zohnerer, en lugar de levantarle la moral, le anuncia: "Durante medio año le tendremos retirado de la circulación, y después vamos a reconstruirle... hay aún en usted algo aprovechable comercialmente". [Por el momento] "No hay nada que hacer, para el público lo más deprimente es un payaso que inspira lástima. Es como un camarero que viniera en silla de ruedas a servirle a usted cerveza. Usted vive de ilusiones".

Un humor negro envuelve las peculiares conversaciones telefónicas que Hans sostiene con diversos interlocutores, pero si uno trata de introducirse en sus circunstancias y sus sentimientos, se puede soltar la carcajada con sus ocurrencias, pero no burlarse de él: la comida escasea, las cuentas se juntan, el tabaco y las bebidas finas se terminan, la rodilla no mejora y su adorada Marie está a punto de casarse con Züpfner (el consejero cristiano antes mencionado). En la bolsa sólo le resta una moneda de un marco y la arroja por la ventana, acude a reuniones sociales de diversa índole sin importarle mas que los alimentos y la bebida que ahí ofrecen; medio año –incluso un mes—resulta mucho tiempo para un estómago vacío y una garganta seca y, sin embargo, a pesar de todo, Hans trata de conservar el orgullo y, al final, para no seguir mendingando dinero con parientes y amigos, a los veintisiete años de edad descuelga su guitarra para irse a cantar en las afueras de la estación del tren.

Una y otra vez, a lo largo de la historia, Hans rememora los tiempos en que Marie vivía con él; no eran tiempos idílicos y color de rosa, pues deben enfrentarse a los prejuicios sociales y sobreponerse a dos embarazos fallidos, pero las cosas eran muy distintas cuando formaban pareja. Estos reiterativos recuerdos se recrudecen con sus remordimientos por no haber querido casarse con ella formalmente y, lo peor de todo, no es ni la melancolía ni las jaquecas ni su don místico de percibir olores a través del teléfono: "... mi dolencia más atroz—confiesa—es mi inclinación a la monogamia; sólo hay una mujer con la cual puedo hacer todo lo que los hombres hacen con las mujeres: Marie, y, desde que ella me ha abandonado, vivo como debería vivir un monje, sólo que no soy ningún monje".

Según Hans, sus antiguos maestros del colegio, sacerdotes católicos*, defienden con tanto ardor la monogamia porque conciben polígamo al hombre; él, desde ese enfoque, siendo antinaturalmente monógamo les resultaría una especie de monstruo y por eso desiste de su impulso de ir a pedirles consejo en sus momentos más desesperados. Tiene una amiga, Mónica Silvs, con quien juzga que posiblemente podría romper esa barrera de la monogamia, pero desiste de su idea y, más adelante, cuando se queda sin fondos, se le cierran todos los caminos: "... hasta el consuelo del amor mercenario me estaba vedado: no tenía dinero".

Opiniones de un payaso, publicada por primera vez en 1963, es un excelente libro que va más allá de la introspección personal: denota una crítica mordaz a la situación del pueblo alemán durante la reconstrucción posterior a la Segunda Guerra Mundial y también refleja una viva denuncia hacia las posturas acomodaticias de la iglesia católica, especialmente durante la época del nazismo. 

"Un artista tiene siempre la muerte a mano, como un cura su breviario"

*Pareciera esto una contradicción porque el protagonista y su familia son protestantes; pero en la adolescencia, para demostrar un espíritu de tolerancia acorde al ambiente social de la posguerra, sus padres deciden enviarlo a un colegio católico. Tampoco la iglesia luterana le resulta un consuelo pues, de hecho, él no profesa ninguna de las dos doctrinas.

Leócrates.

Febrero de 2011.

Santa Fé, D.F.

Permalink ~ Comentarios (1) ~ Comentar | Referencias (0)
Etiquetas:

El barón rampante.

Por Leócrates - 24 de Enero, 2011, 12:56, Categoría: Lecturas Creativas

El barón rampante.

Italo Calvino (Santiago de Cuba*, 1923- Siena, 1985).

Para el camarada Vander Graf Chávez, terapeuta barritador.

¿Cómo puede enloquecer alguien que ha estado loco siempre?

El barón rampante narra la fabulosa historia de Cósimo Piovasco de Rondó, quien un día (15 de junio de 1767, para ser exactos), negándose a comer los caracoles que había guisado su extravagante hermana Battista, se sube a un árbol contiguo a su casa y jura no bajar jamás. Toda su familia cree que sólo es un berrinche infantil y que después de un rato se le pasará el enojo, pero Cósimo cumple su palabra y no vuelve a caminar sobre tierra firme desde que cuenta con doce años hasta su muerte.

Los habitantes del pueblo, la villa Ombrosa, al principio no comprenden su extraña conducta, pero luego se van acostumbrando a su excéntrico paisano e intercambian con él diversas mercancías: comida, tela, libros, noticias; y al mismo tiempo que lo censuran, también admiran el hecho de que, aún siendo muy irracional su decisión de no bajar nunca de los árboles, la sostiene. Y aquí es dónde se encuentra el núcleo narrativo de esta obra. En voz del propio Calvino, el barón rampante es "una persona [que] se fija voluntariamente una difícil regla y la sigue hasta sus últimas consecuencias, ya que sin ella no sería él mismo ni para sí ni para los otros".

Poco a poco, Cósimo aprende a desplazarse con agilidad sobre los árboles, a diferenciar la consistencia de las ramas, las formas de las hojas, y el lenguaje cantado de las aves; también aprende a convivir con los seres que ahí habitan, entre ellos una banda de huérfános rapaces a los que ayuda a escapar y que le cuentan de la existencia de una tal "Sinforosa", quien más tarde se convertirá en su pasión principal.

La Sinforosa resulta ser una caprichosa niña rubia –llamada Sofonisba Viola Violante de Ondariva—que pasea por el bosque sobre un caballito blanco y que roba su atención desde el primer momento. Y si la terquedad inicial de Cósimo no implicaba todavía una determinación, tan firme como consciente, su decreto se vuelve absoluto cuando ella se burla de él y lo reta a bajar y desdecirse. Es por aquel entonces cuando el padre de Viola, marqués de Ondariva y vecino de los Rondó, la manda a estudiar lejos y posteriormente la casa con el viejo duque de Tolemaico, con quien no vive más de un año y por quien se convierte en joven y hermosa viuda. Mientras tanto, Cósimo se queda perfeccionando varios inventos para facilitar su existencia arbórea y se convierte en ávido lector y en amante clandestino de varias de las mujeres del pueblo y los alrededores.

Años después, Viola regresa y ambos comienzan un romance desatado que luego se torna tormentoso, pues ella lo busca cuando se le da la gana y lo abandona cuando se le antoja, haciéndolo rabiar de celos con sus arranques y con su séquito de pretendientes, como los dos tenientes (uno inglés y otro italiano) a los que pide constantes "pruebas de amor" para luego ir a provocar al barón rampante y sostener álgidas discusiones sobre los actos o renuncias que él sería capaz de realizar por ella. "El amor se reanudaba con una furia similar a la pelea. Era, en realidad, la misma cosa, pero Cósimo no entendía nada". "– ¿Por qué me haces sufrir?", le pregunta él, "-¿Por qué te amo?", le responde ella, y cada vez lo provoca más cruelmente hasta que, después de uno de tantos pleitos y reconciliaciones intermitentes, rompen definitivamente y jamás vuelven a verse. Viola se va de Ombrosa, se casa de nuevo con un lord comerciante –a quien le interesaba el comercio con las Indias—y termina estableciéndose en Calcuta. Cósimo, entonces, se vuelve completamente loco, aunque, "¿cómo puede enloquecer alguien que ha estado loco siempre?".

Paralelamente al desarrollo de los amores y la demencia del barón, el mundo sigue su curso; son aquellos los tiempos de la Revolución Francesa y llegan hasta aquella provincia piamontesa los ecos de las revueltas sociales. Cósimo es ávido lector de la Enciclopedia y mantiene correspondencia con filósofos famosos como Voltaire y Diderot, a quien le envía un resumen de su Proyecto de Constitución de un Estado ideal fundado sobre los árboles, en el que describe la imaginaria República de Arbórea, habitada por hombres justos. Diderot le contesta brevemente con una carta de agradecimiento.

Capítulo a capítulo de éste libro, va apareciendo una multitud de personajes singulares, de distintas raleas y alcurnias; incluso, en una ocasión, Cósimo conoce en persona al mismísimo Napoleón Bonaparte. Pero si "la juventud se va pronto sobre la tierra, imaginaos sobre los árboles, donde todo está destinado a caer: hojas, frutos"; llega un momento en el que, con el transcurso de los años, el barón rampante ya no sabe ni puede explicarse las razones y causas de los ideales por los que ha luchado toda su vida.

Narrada en tercera persona por el hermano de Cósimo, El barón rampante (1957) es una excelente obra que forma parte de una trilogía de relatos fabulados y fabulosos que componen el ciclo Nuestros antepasados. Cronológicamente fue la segunda que escribió Italo Calvino, la primera de ésta serie fue El vizconde demediado (1952) y la tercera El caballero inexistente (1959); muy buenas obras también, pero coincidiendo con la opinión de varios de sus prologuistas y críticos, El barón rampante es la más lograda de las tres.

"El único camino para estar con los otros de verdad, [es] estar separado de los otros, imponer tercamente a sí y a los otros esa incómoda singularidad y soledad en todas las horas y en todos los momentos de [la] vida, como es la vocación del poeta, del explorador, del revolucionario".

*Según la editorial Bruguera (El barón rampante, Colección Club, 1ª ed., Abril de 1980), Calvino nació en San Remo. Según la editorial Bruguera (El vizconde demediado, Colección Todolibro, 1ª ed., Octubre de 1980), nació en Cuba y fue educado en San Remo. Según Bibliotex, S.L. (Las ciudades invisibles, Colección Millenium: las 100 joyas del milenio, 1999), nació en Santiago de Cuba. Todas estas versiones de sus datos biográficos, aunque no en el lugar,  coinciden en el año de su nacimiento: 1923. Con el año y lugar de su muerte parece que no hay contradicciones (a saber: Siena, Italia, 1985). El hecho es que, de que Calvino nació en algún lugar, nació; y no de probeta, sino todavía a la antigüita, es decir: parido por un organismo con cromosomas XX perteneciente a la especie humana.

Leócrates.

Diciembre de 2010.

Santa Fé, Distrito Federal.

Permalink ~ Comentar | Referencias (0)
Etiquetas:

Muñeca Rebelde

Por Leócrates - 2 de Abril, 2009, 21:39, Categoría: Lecturas Creativas

Casa de Muñecas

(Et Dukkehjem, 1880)

Henrik Ibsen

Creo que, ante todo, soy un ser humano, igual que tú..., o, cuando menos, debo intentar serlo.

Un préstamo pedido al procurador Krogstad complica la vida de Nora. Para pagar aquella suma y los intereses que genera tiene que hacer una infinidad de sacrificios personales, pero se las va arreglando como puede para salvar las apariencias. Su marido, el abogado Torvaldo Helmer, años atrás había estado muy grave y a punto de morir; el doctor recomendó entonces un cambio de clima a tierras más calurosas y, para financiar el viaje, Nora se ve obligada a pedir el dinero pero sin que se sepa que es ella la que lo pide para no ofender el orgullo del esposo, quien no conoce la procedencia de ese préstamo; él cree que el dinero había llegado a través de su suegro.

Krogstad se da cuenta de que existe una irregularidad entre la fecha del recibo del préstamo y el día de la muerte del padre de Nora. Muerto no pudo haber firmado; ella tuvo que haber sido. Y, en efecto, ella falsificó la firma para poder obtener el dinero con el cual hacer el viaje recomendado por el doctor para salvar la vida de Torvaldo (que por cierto: ¡Ah que nombrecito!).

Pasado el tiempo, después de un año de estancia en Italia, ya reestablecida la salud y el equilibrio familiar, Torvaldo Helmer es ascendido a Director de Banco y, en su nuevo gabinete, no planea incluir a Krogstad; de hecho es uno de los primeros que va a despedir por su dudosa reputación. El recibo del préstamo adquiere entonces mayor valor que la cantidad que avala, pues podría servir como prueba de un fraude que minaría gravemente la imagen de toda la familia Helmer. Krogstad necesita conservar su empleó y pide a Nora que abogue por él ante su marido, ella lo intenta, pero no logra nada. Krogstad es despedido y envía una carta en donde relata el delito.

Muñeca-niña en su papel de hija; muñeca-mujer en su papel de esposa; muñecos-hijos son los suyos en su papel de madre. Tales situaciones, tales roles sociales acaban por desesperar y fastidiar la vida de Nora, la protagonista central de esta extraordinaria obra teatral del maestro Ibsen. Su padre, luego su esposo y la sociedad en general, con sus egoísmos y prejuicios, la condenan severamente a no ser otra cosa que un juguete, un mueble hermoso y valioso, un objeto de su propiedad. Pero la muñeca se rebela: "Ustedes son los responsables de que yo no sirva para nada..." "Quiero pensar por lo pronto en educarme a mí misma..." "Me hace falta la soledad para darme cuenta de mí misma y cuanto me rodea..."

En el tercero y último capítulo de la obra hay varios giros muy interesantes. Hasta los personajes secundarios se vuelven más complejos, revelan secretos importantes de su vida y, también, reflejan los graves daños que causa una existencia hecha solamente de apariencias y convencionalismos. Cristina Linde, que solo se casó por necesidad, después de quedar viuda tiene que trabajar para mantenerse. El rico doctor Rank, enfermo crónico y sin ilusiones, ya sólo espera la muerte. Convertidos en marionetas de las circunstancias, tiene que pagar el alto precio de la conformidad.

La escena final fue prohibida en sus tiempos porque "afectaba las buenas maneras". Nadie muere, como en las tragedias clásicas; no corre una gota de sangre ni nadie es encarcelado ni humillado públicamente a fin de cuentas; tampoco hay adulterio (normalmente las mujeres transgresoras tienen algún amante en el bolsillo); pero la voluntaria y radical decisión de Nora, que deja marido e hijos para romper la secuencia de aquel círculo vicioso, era inadmisible en aquellos días (y lo sigue siendo en pleno siglo XXI).  

"Más de uno podrá rehabilitarse moralmente a fin de confesar su crimen y cumplir su pena"- nos dice Ibsen. Y, no estando nadie libre de pecado: ¿Cuál pena será la más dura de pagar? ¿La que acarrea el conformismo o la que acarrea la rebeldía?

Permalink ~ Comentarios (1) ~ Comentar | Referencias (0)
Etiquetas:

El Demonio Interior

Por Leócrates - 30 de Marzo, 2009, 16:11, Categoría: Lecturas Creativas

El extraño caso del Doctor Jekyll y Mister Hyde.

(The strange case of Dr. Jekyll and Mr. Hyde). 

Robert Louis Stevenson.

Mi demonio llevaba mucho tiempo enjaulado, y salió rugiendo.

Pocos libros tan perturbadores como éste. El tema de la dualidad interna del ser humano es muy antiguo, pero aquí es tratado de una manera muy original, pues Stevenson, antes que Hesse en El Lobo Estepario, habla no sólo de dualidad, sino de "multiplicidad" del alma, concepto más común y aceptado a finales del siglo XX que en el XIX. La luz y la sombra de los seres humanos se reflejan intensamente en las páginas de esta obra publicada por primera vez en 1886. Se han realizado innumerables representaciones teatrales y cinematográficas; se han hecho infinidad de comentarios y estudios en revistas, periódicos y otros tantos libros. Hasta en las caricaturas infantiles, haciendo alusión a este formidable relato, el canario Piolín se transforma en un terrible monstruo que aterroriza al gato Silvestre.

¿Quién no ha tenido ganas de matar al vecino molesto (o si uno es el vecino molesto, cuantas veces no han deseado nuestros congéneres acabar con nuestra cercana existencia)? ¿Quién, después de una noche de insomnio, no ha tenido ganas de ahorcar al primer inocente transeúnte de camino al trabajo o a la escuela?

El ser humano es capaz tanto de grandes y sublimes acciones como de los más abyectos y ruines actos. Muchos santos fueron seres malvados en su juventud y muchos jóvenes, en apariencia inofensivos y "bien educados", al paso de los años se convierten en unas bestias con forma humana. Muchos casos existen en que la personalidad se polariza y luego de ser partidario de un extremo se pasa al otro. De ángel a demonio sólo hay un paso y, en ocasiones, ni siquiera es necesario dar paso alguno: ángeles y demonios existen desde siempre en el corazón y en el cerebro humano; lo que públicamente se califica como bueno o malo es la conducta visible, pero lo que hay dentro de cada persona no se puede saber por completo a ciencia cierta. Los milagros y los pecados más grandes y profundos muy probablemente son privados, íntimos y personales; únicos e intransmisibles en su escencia.

El respetable Doctor Henry Jekill inventa una pócima fantástica, una droga que al ser bebida lo transforma en el maléfico Mister Edward Hyde. Al principio le resulta muy interesante poder ser durante el día un buen ciudadano y por las noches un sinvergüenza sin escrúpulos, pero llega el momento en que ya no puede controlar esa doble vida; además, cada nueva transformación se vuelve más complicada, pues debe aumentar la dosis de la pócima al doble o al triple para que le haga efecto. Por si eso fuera poco, los ingredientes comienzan a escasear, y más preocupante que los suministros materiales que necesita, la culpa, la angustia y el remordimiento van minando la voluntad y la salud del Doctor.

En la confesión final, que deja por escrito a su amigo, el abogado Utterson, es muy reveladora la reflexión que Jekill hace con respecto a su dinámica interna: "La droga no poseía acción discriminadora; no era diabólica ni divina; simplemente derribaba las puertas de la cárcel de mi constitución; y, como los cautivos de Filipos, salía lo que había dentro".

Salía lo que había dentro... ¿A qué suena esto parecido? ¿Quién no se ha topado con algún amigo, aparentemente pacífico y bondadoso, que tras un par de copas se transforma en un energúmeno? ¿Quién no conoce a un intachable moralista que por las noches visita los antros más desenfrenados? Las sorpresas que uno se lleva en tales ocasiones llegan a ser increíbles; pero las mayores y más angustiantes ocurren cuando, mirando la imagen que refleja el espejo, el rostro propio es tan sólo la máscara de un demonio interno que exige salir de su encierro para satisfacer sus más bajas pasiones.

Permalink ~ Comentarios (1) ~ Comentar | Referencias (0)
Etiquetas:

Amor artesanal

Por Leonel Puente Colin - 29 de Marzo, 2009, 16:52, Categoría: Lecturas Creativas

EL ARTE DE AMAR.
ERICH FROMM

El arte de amar de Erich Fromm comienza con varias preguntas: ¿Es el amor un arte? ¿Es el amor un don que se recibe o es algo que se consigue mediante un esfuerzo constante? ¿Se puede aprender a amar? ¿Vale la pena amar?

La tesis que sostiene Fromm esta orientada a las opciones propositivas, es decir, que el amor es fruto de un conocimiento y un esfuerzo constante pues, para que cada individuo logre experimentar el amor, debe entenderse a sí mismo y buscar la manera de comprender a sus semejantes. No es cuestión de suerte, implica una orientación general del carácter y de cierta disciplina para cambiar los pensamientos y la conducta. El amor es un proceso de aprendizaje, es todo un arte.

Este libro no es un mero recetario de ingredientes o pasos para conseguir pareja o para aumentar la propia popularidad en el mercado de las personalidades dentro de una sociedad determinada. Quien accede a está obra con un enfoque orientado a buscar la simple enumeración de claves para obtener la máxima cantidad de placer, se lleva un chasco parecido a quien lee el "Diario de un Seductor", de Soren Kierkegaard, con tales fines. Los títulos de ambas obras pueden ser fácilmente tomados a la ligera, pero ambos libros contienen una buena dosis de filosofía acerca de uno de los sentimientos que más interesan e intrigan a la humanidad desde tiempos inmemoriales.

Fromm plantea dos aspectos esenciales para aprender cualquier arte, incluyendo, por supuesto, el arte de amar: los recursos teóricos y los prácticos. Ambos se complementan y retroalimentan tanto cuantitativa como cualitativamente. Si se disocian unos de otros el asunto no funciona.

Más adelante, analiza las diferentes clases de amor pues, generalmente, la mayoría de las personas limita ese concepto y lo circunscribe a la relación sentimental con una pareja. Sin embargo, la capacidad de amar es extensiva a múltiples formas y facetas de la vida.

Tipos de amor que vienen en el texto: amor a sí mismo, sexual, filial, religioso, planetario, cósmico, amor a la abuelita...etcétera; incluidos los cuates y la humanidad en general (no incluye amor al dinero, ni amor a la comodidad, que son los más comunes en el planeta Tierra).

El amor es un afecto activo y productivo, no puede concebirse como un acto meramente contemplativo; incluso hasta los místicos tienen que efectuar algún acto que los acerque a su objetivo. Para poner en práctica el arte de amar es necesario atravesar por todo un proceso. "Nunca los dioses le dieron todo ni a un mismo tiempo a mortal alguno", diría Homero en la Iliada. Así las cosas, esperar a que "llegue el amor" o la "iluminación", es un camino equivocado; es mucho más probable acceder a esas experiencias mediante la voluntad y la actividad creativa.

El amor no es un estado perpetuo de bienestar, es un camino lleno de cambios y altibajos. Además, en las sociedades occidentales, está sumamente prejuiciado por consideraciones utilitarias de costo-beneficio, porque, cada acción, ya viene contaminada por el interés. ¿Cuánto obtengo por esto o aquello que estoy dando? ¿Me conviene o sólo estoy perdiendo mi tiempo?

Más que esperar, más que el deseo de recibir, el arte de amar evoluciona con lo que aporta, se nutre de lo que da. Y todo esto, aunque parezcan lugares comunes y posturas ingenuas, en realidad son valores universales, son concepciones morales orientadas a mejorar la convivencia humana, pero rara vez se ponen en práctica. 

Fromm sostiene que el amor es la solución a la crisis de la condición humana. Sin embargo, amar implica una buena dosis de sensibilidad, es decir, conllevan un gran riesgo.

En un mundo utilitario y personalista, ser sensible se compara con ser vulnerable y débil; pocos estarían dispuestos a correr el riesgo de levantar sus barreras para acceder a una existencia más solidaria, pero esa es la condición primera para lograrlo.

Amar es arriesgarse, pero también significa tener fe en la vida. Una fe racional es la que propone este autor, no aquella que predica la sumisión y la renuncia, sino una que se base en el conocimiento de los límites y los potenciales del propio individuo y de los otros seres con los que se relaciona.

La desesperanza y la angustia también opacan la capacidad de las personas para conocerse y amarse, pero es necesario vencer estos obstáculos para acceder a un nivel espiritual superior. El amor no es perfecto, pero cuando alcanza un nivel adulto, no reprime en exceso como lo hace el amor neurótico. Tampoco solapa negligentemente porque esa es otra forma de causar daño, dependencia y aislamiento.

En este libro, Fromm nos invita a evolucionar mediante el conocimiento y la capacidad de amar. Tareas nada fáciles, pero que vale la pena poner en práctica porque, el ser humano, no estando supeditado al instinto, como los animales, es capaz de reorientarse y reconstruirse a sí mismo. ¿Por qué no correr el riesgo? Ya lo decía Platón: el riesgo es precioso.


P.D. Bonito libro para masturbarse mentalmente durante algunas horas. Especialmente curioso es ese concepto de "fe racional" que plantea Fromm. La fe no es racional. La fe y la razón son enemigos mortales desde hace siglos. Pero bueno: hay días en los que uno amanece de buen humor y 2+2 no son 4. Este es un texto ligero de leer y es una buena opción para regalar, en Navidad o el 14 de febrero, en vez de una simple tarjeta con santos martirizados u ositos cachondos de colores brillantes. 

<!--[if !vml]--><!--[endif]-->

Permalink ~ Comentarios (11) ~ Comentar | Referencias (0)
Etiquetas:

El Blog

Calendario

<<   Junio 2018    
LMMiJVSD
        1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30  
 
Proyecto Cultura Chobojos - Chobojos
 
 Proyecto Cultura Chobojos - Vida sin fin
 
Proyecto Cultura Chobojos – Fotografía 366
 
Proyecto Cultura Chobojos – El círculo azul
 
Proyecto Cultura Chobojos – La Jauría
 
Proyecto Cultura Chobojos – Toma Todo
 
Proyecto Cultura Chobojos - Chistes x Kilos
 
 

Archivos

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog